(demasiado antiguo para responder)
como hacer una buena mamada?
ceteris
2003-09-02 12:00:44 UTC
Venga!! Dremos una clase de mamada, Os dire lo que a mi personalmente me
gusta y me hace correrme de gusto si me hacen una mamada de esta forma:
1) Muy importante, te debe gsutar hacer mamadas, recordar esto; De lo
contrario no te molestes en intentar aprender.
2) para empezar seguir los consejso de nena, eso mola, pero ahora empieza lo
nuevo!!

3) Es importante masturbar con la mano a la vez de hacer la mamada, y tb
hacerla solo con la boca, la parte que mas placer nos da esta en el glande,
asi que si dais suavemente con la lengua hay o rozais con los dientes eso a
los tios nos pone!

4) Algo tb muy importante es esnalibar mucho, la saliba se agradece
muchisimo, ya que hace que todo vaya mas resbalocillo.

5) parar y masturbar y volver a chupar, jugar mucho, apretar las manos, y
chupar cambiando de ritmo.

6) a algunos hombres les gusta mucho que les masajees los testitucolos
mientra se la mamas, y otro tb les guata que le roces la piel esa que hay
entre los testitucos y el ano. (esto depende de cada hombre).

7) con esto ya vais sobradas!!! Lo demas es experimentar y que sean vuestros
novios quienes os guien, cada persona es un mundo y porlo tanto cada quien
obtiene sus puntos de mayor placer de determinadas formas, ya llevais la
base, lo demas es cosa vuestra.

8) SI QUEREIS MAS CLASES TENDREIS QUE ABONARME EN MAMADAS, QUE YA SEGURO QUE
LO HACEIS MUY BIEN.
Guaton
2003-09-02 20:47:28 UTC
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal, y un día
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí cuenta que
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.

Esop
yessy
2003-09-02 21:13:40 UTC
y un día
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho ...
¿tardaste en mear unn día????... ES BROMA
María
Nennito
2003-09-02 22:33:30 UTC
Post by ceteris
Post by ceteris
3) Es importante masturbar con la mano a la vez de hacer la mamada, y tb
hacerla solo con la boca, la parte que mas placer nos da esta en el
glande,
Post by ceteris
asi que si dais suavemente con la lengua hay o rozais con los dientes
eso
Post by ceteris
a
Post by ceteris
los tios nos pone!
A mi me duele que me den con los dientes, y NO ME PONE.
Hombre pues dependerá de la persona, yo creo que a mí si una tía me rozara
el glande con los dientes, por supuesto me refiero a rozar suavemente no a
morder, creo que tambíen me pondría. Se lo voy a proponer a mi chica cuando
venga el Jueves a ver si me lo quiere hacer:-)
A mí personalmente lo que también me pone que no veas, es que haciendo el
69, mientras yo a ella le como el coño, la tía me dé mordisquitos en los
testículos al mismo tiempo (por supuesto muy suaves). Esto me lo ha hecho
muy bien, una tía con la que he estado un par de veces este més pasado,
cuando ha estado de vacaciones mi chica fija, y no veas como me ponía.....
Saludos:

***@UNTARANTANTAN@ya.com

--
Encuéntrate y sé tú mismo
recuerda que no hay nadie como tú.
(Dale Carnegie)
Fer#
2003-09-02 23:59:52 UTC
si no te importa leer en inglés:
http://www.sexuality.org/l/sex/fellatio
lo vi traducido (mal) en alguna parte pero no recuerdo el URL, espero que te
sirva

saludos orales
Post by Guaton
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal, y un día
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí cuenta que
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.
Esop
Zaknafein
2003-09-03 16:02:32 UTC
Hombre Carlota ¿como vas?

Besos copiados.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy tal
bestia.
Post by Fer#
http://www.sexuality.org/l/sex/fellatio
lo vi traducido (mal) en alguna parte pero no recuerdo el URL, espero que te
sirva
saludos orales
Post by Guaton
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal, y un día
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí cuenta que
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.
Esop
traditore
2003-09-03 17:07:45 UTC
Hola.
A continuación figura una traducción sobre Sexo Oral en general bastante
extensa. Si tienes paciencia puede que encuentres lo que buscas.
Suerte,

Traditore
======================
(Originales en inglés obtenidos de www.sexuality.org)

Pregunta a Eve
--------------
Archivos - 1/7/96
Traducido por GGG, noviembre de 2002

Querida Eve:
A mi pareja y a mí nos encanta practicar el cunnilingus, pero no estoy
seguro de hacer todo lo que pueda hacerse para darle placer. A ella le
resulta incómodo decirme qué es lo que le gusta o desea así que ¿podías
darme algunas indicaciones para que pueda ser el amante de sus sueños?
Gracias por anticipado,
Cunning lingus

Querido Cunning,
La comunicación con una mujer es muy importante cuando se está realizando un
cunnilingus para aprender cual es el nivel apropiado de presión que ella
prefiere. Si has intentado tratar esto con tu pareja y le resulta incómodo
tendrás que utilizar sus respuestas como guía. Algunas mujeres prefieren no
tener estimulación directa o firme del clítoris hasta que están cerca del
pico de su excitación. La inserción de un objeto o dedos en la vagina o el
ano puede amplificar la estimulación para algunas pero no es necesaria.
Es importante convencer a algunas mujeres de que realmente disfrutas con lo
que estás haciendo. Esto puede hacerse con el simple acto de gemir o de
hacer el cunnilingus cuando no esperas reciprocidad.
Empieza el cunnilingus con juegos preparativos y gradualmente vete
descendiendo a los genitales. Cuanto más tiempo utilices en besarla y
tocarla más estimulada estará tu pareja y resultará más fácil localizar el
clítoris porque estará duro e hinchado.
A continuación mueve la lengua lentamente alrededor y dentro de la vagina,
lame suavemente los alrededores del clítoris, acercando la lengua con
suavidad e incrementando la presión cuando estés en contacto con el
clítoris. Si tu pareja se contrae en este punto sabrás que debes aplicar
menos presión o limitarte a lamer los bordes del clítoris.
Muchas mujeres son tan sensibles que no pueden tolerar la estimulación
directa del clítoris. Alterna lamidas y chupetones o utiliza una combinación
de la lengua y los labios.
Muchas mujeres prefieren tener penetración vaginal antes del orgasmo mejor
que sexo oral continuado. Te dirán o que te desean en su interior o
empezarán a empujar tu cuerpo para colocarlo en posición. Si tu pareja
prefiere alcanzar el orgasmo con el cunnilingus es el momento de chupar y
evitar el uso de la punta de la lengua sobre su clítoris porque se pondrá
muy sensible en el momento del orgasmo y un poco después.
Eve
"Practica lo que predicas." :-)

SEXO ORAL FEMENINO
------------------
o
Mi arte del cunnilingus
-----------------------
por Mary Higgins
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* Mi arte del cunnilingus
* Más sobre el arte de practicar un buen cunnilingus

Mi arte del cunnilingus
-----------------------
Bien tíos...ya he cubierto mucho sobre como podéis daros placer y como
vuestra amante femenina puede ocuparse de vosotros. Así que ahora voy a
hablar sobre como podéis dar placer a vuestra chica....a mi manera.
Hacer sexo oral a una mujer es uno de los actos más placenteros que una
persona puede realizar. tanto si es un hombre como una mujer quien lo
realiza. La idea básica es conseguir que esté tan caliente y cachonda como
pueda antes de que tenga un orgasmo, incluso mejor si tiene varios orgasmos
en una sesión. Esta es mi fórmula para una buena sesión con mi amante.
Siempre me garantiza que vaya a tener varios orgasmos, poderosos y realmente
húmedos. Ahora recordad, esto debe hacerse con una mujer, y lo puede hacer
tanto un hombre como una mujer. así que prestad atención.
Para empezar desnúdate. No quiero decir que te rasgues la ropa, pero si que
hagas un pequeño striptease para ella, adornando el camino hasta quedarte
sin nada, pero asegúrate de que ella pueda ver lo que estás haciendo.
Todavía de pie delante de ella, acaríciate... los hombres deben tocarse la
polla y acariciársela un poco para que se ponga dura o más dura, si fuera el
caso. Para las señoras, restriégate y acaríciate las tetas y los pezones
terminando con tocamiento y breve introducción de dedos en el coño,
mostrándole a ella tu pequeño y rosado clítoris. Salta a la cama y domínala,
empezando por los labios. Los de la boca, idiota. Luego bésale las mejillas
y alrededor del cuello. Luego con la lengua lámele la oreja y los bordes de
alrededor y ocasionalmente métela un poco en la oreja (no en el canal
auditivo). Haz esto durante unos minutillos y vuelve al cuello y los labios.
Si responde fuertemente a la lamida del cuello, continúa con ello varios
minutos más.
Luego ve marcando con besos el camino desde la boca hasta el cuello y hasta
las tetas. Bésaselas, lámeselas y chúpale un poco los pezones. Recuerda que
no a todas las mujeres les gusta que les chupen las tetas, así que entérate
de si le gusta o no antes, porque puede ser un buen chasco para algunos.
Ahora bésale todos los alrededores de las tetas y vuelve al pezón para una
última lamida y chupetón. Acariciarla, si es que le gusta, y pellizcarla un
poco en los pezones llevará a algunas mujeres al Planeta Cero, si tienen los
pezones sensibles.
Ve besándola hacia abajo, en el ombligo. Lámela alrededor del borde exterior
y mete la lengua en su ombligo. Bésalo y chúpalo un poco, las zonas erógenas
como ésta excitan a algunas mujeres así que es un buen preparativo para lo
que venga. Bésale las piernas y los muslos; para entonces la abertura de
entre sus piernas debería estar preparada para ti. Pero vas a hacerla
esperar un poco más; cuanto más, mejor responderá cuando finalmente la
toques.
Besa y lámele los muslos, hacia abajo hasta las rodillas e incluso más abajo
hasta los pies si no es sensible y eres aficionado a los pies. Si eres
aficionado a los pies, lámeselos, y los tobillos, besando y chupando a la
vez. Chúpale incluso los dedos si es algo que te gusta. pero puede ser
demasiado sensible. Ahora regresa a los muslos. Todo el tiempo lamiendo y
besando.
Con la cabeza enterrada entre sus piernas alcanza y acaricia sus pezones
estrujándolos un poco, suavemente. Sujeta con las manos los labios de su
coño y sepáralos. No escarbes como si fuera una cena de pavo. la idea es
hacerlo finalmente y hacer que su orgasmo te derribe al suelo. Lámele los
labios (del coño) un poco arriba y abajo. Asegúrate que esté bien abierta
para ti, pero cómoda para ella. Lámele los labios y luego lámele el
clítoris. Es aquí donde viene lo mejor para ella.
Lámela atrás y adelante desde el clítoris hasta los labios del coño. Ahora
entreténte en el clítoris lamiéndoselo e incluso chupándoselo unos minutos.
Mete la lengua dentro y fuera de su coño manteniendo todo el tiempo los
labios separados. Lámela coño arriba y coño abajo asegurándote de que
prestas atención a su clítoris y le das con la lengua de vez en cuando. Pon
tu boca sobre la abertura completa de la vagina y empuja la lengua
profundamente hacia dentro como si fuera una polla. Fóllala con la lengua un
rato y a la vez restriégale las tetas. Saca la lengua y chúpale y lámele el
clítoris y luego vuelve a meterle la lengua follándola de nuevo con ella.
Vuelve al clítoris, lamiendo, chupando y restregando con los dedos para
mantenerlo húmedo.
Mientras le lames el clítoris, toma un dedo, preferiblemente el índice,
humedécelo con sus jugos, que ahora deben estar brotando relucientes, y
deslízalo en su coño. Sigue lamiendo el clítoris y los alrededores de los
labios. Trabaja conjuntamente con la lengua y los dedos; saca y mete el dedo
de su coño como si la estuvieras follando y con la boca lleva al clítoris
hasta el borde. A estas alturas deberías observar alguna acción real de
folleteo en ella. si no es que tiene que ser un coño muerto. No conozco
ninguna mujer que no le guste que le laman y chupen el clítoris. un camino
de fuego seguro para un orgasmo independiente de las creencias.
Sigue follándole el coño con el dedo, lamiéndole el clítoris y rodeándolo
con la lengua rígida, y ahora alcanza y acaricia de nuevo con la mano libre
sus pezones. Tienes que ser hábil para mantener su coño abierto con la mano
con la que la estás follando con el dedo, mientras la acaricias con la otra.
Durante todo el rato la lengua debe estar pasando y chupando por el clítoris
y los labios. El clítoris de algunas mujeres es supersensible y podrían
pedirte que pares porque sienten como si fueran a orinar. pero tranquilo,
están a punto de correrse.
Ocasionalmente saca el dedo y sustitúyelo por la lengua. No te pares. Si
realmente quieres ser aventurero ten a mano un vibrador y aplícalo en su
clítoris mientras le metes la lengua en el coño. o mete el vibrador o el
consolador en su coño y lámele el clítoris, utilizando el consolador como si
fuera una polla. La sensación de este objeto grande puede llevarla más allá
del límite o incluso encontrar su punto G si es que lo tiene y hacerla volar
en ese momento. La clave aquí es mantener la lengua sobre sus zonas erógenas
y la combinación lengua/dedo sobre el clítoris.
Para los tíos, sigue haciendo esto hasta que te suplique la polla. Espera
unos minutos antes de dársela, y luego concédesela lentamente. A la vez que
mantienes algo de presión con el dedo sobre su clítoris. podría pedirte que
volvieras atrás y la lamieras un poco más.
Para las señoras, tienes unas cuantas opciones; chúpale el clítoris y
utiliza la lengua para llevarla más allá del límite; mantén el vibrador y la
lengua yendo a su clítoris hasta que se corra; ten un consolador de adosar
preparado para ponértelo y fóllatela mientras le aplicas el dedo en el
clítoris; y por último, pasa a la posición del 69 y hacéoslo la una a la
otra hasta que os corráis. es jodidamente maravilloso chuparse mútuamente el
clítoris.
Chicos, por supuesto, si a vuestra amante le gusta chupar pollas también
podéis hacer el 69; tú debajo, ella arriba, pero creo que en este punto ella
va a querer tenerte dentro. Pásalo bien, disfruta, y busca esas otras zonas
erógenas para besar y lamer que no he mencionado durante el camino... como
axilas, culo, muñecas e incluso las sienes. Una se sorprendería de las áreas
que son supersensibles en las mujeres.

Más sobre el arte de practicar un buen cunnilingus
--------------------------------------------------
Cuando una mujer encuentra un hombre que la come bien, ha encontrado a
alguien que no va a dejar ir fácilmente. Recordad, la mayoría de los tíos
pueden follar, e incluso pueden hacerlo satisfactoriamente, pero el tío que
lo come bien lo tiene hecho. La mayoría de las mujeres son vergonzosas con
sus cuerpos. Incluso si te llevas a la cama a la mujer más maravillosa del
mundo estará preocupada de si te gusta su cuerpo. Dile que es guapa, dile
que partes de su cuerpo te gustan más, dile de todo, pero haz que confíe en
ti lo bastante para dejar que te metas entre sus piernas. Ahora detente y
mira lo que ves. Precioso ¿verdad? No hay nada que haga a una mujer más
única que su vagina. Aprecia las cualidades únicas de tu chica y dile que es
lo que la hace especial.
Ahora vuelve a mirar. Separa suavemente los labios y mira los labios
internos, incluso lámelos si te apetece. Separa ahora la parte superior de
la vagina hasta que consigas encontrar el clítoris.
Siempre que toques la vagina de una mujer asegúrate que tu dedo esté húmedo.
Puedes chupártelo o humedecerlo con los jugos de su interior. Asegúrate, de
la forma que sea, de humedecerlo antes de tocarle el clítoris porque no
tiene jugos propios y es extremadamente sensible. El dedo se pegará a él si
está seco y eso duele. Pero no quieras tocarle el clítoris a toda costa.
Tienes que trabajártelo. Antes de que ella esté excitada su clítoris es
demasiado delicado para manipularlo.
Aproxímate a su vagina lentamente. Las mujeres, incluso más que los hombres,
adoran que se las excite. La parte interna del muslo es su punto más
delicado. Lámela, bésala, haz dibujos con la punta de tu lengua. Acércate
peligrosamente a su vagina, luego aléjate. Haz que lo espere.
Ahora lame el pliegue donde las piernas se unen a su vagina. Restriega la
cara en su maraña. Frota los labios sobre su raja sin presionar para
excitarla aún más. Tras haber hecho esto hasta el punto en que tu chica se
levante de su asiento y se esfuerce por conseguir que te acerques a ella,
pon los labios justo encima de su raja.
Bésala, suavemente, luego con más fuerza. Ahora usa la lengua para separar
los labios de su vagina y, cuando los abra, pasa la lengua arriba y abajo
entre las capas de carne de la vagina. Separa suavemente más las piernas con
las manos. Todo lo que le hagas a una mujer que estás a punto de comerte
debe ser hecho con suavidad.
Fóllala con la lengua. Eso sienta divinamente. También la excita un montón
porque ahora quiere alguna atención para su clítoris. Compruébalo. Mira si
su clítoris se ha puesto suficientemente duro como para sobresalir de su
cubierta. Si es así lámelo. Si no puedes verlo puede que todavía te esté
esperando debajo. Así que lleva la lengua a la parte superior de la raja y
búscalo. Apenas puedes notar su presencia. Pero incluso aunque no puedas
sentir la diminuta perla puedes hacer que aparezca lamiendo la piel que la
cubre. Lame con fuerza y presiona su piel.
Separa suavemente los labios de la vagina y golpea el clítoris con la
lengua, tanto si está cubierto por su caperuza como si no lo está. Hazlo con
rapidez. Esto debe hacer que las piernas se estremezcan. Cuando sientas que
se acerca al orgasmo haz una O con tus labios y toma el clítoris con la
boca. Empieza a chupar lentamente y mira la cara de tu chica para ver su
reacción. Si puede soportarlo empieza a chupar con más fuerza. Si lo empuja
chupa todavía más fuerte. Acompáñala. Si levanta la pelvis al aire por la
tensión del cercano orgasmo muévete con ella, no luches. Aguanta y mantén tu
caliente boca sobre su clítoris. No la dejes ir. Eso es lo que ella estará
diciendo también: '¡No pares. No pares nunca!'
Hay una razón para ello, la mayoría de los hombres se paran demasiado
pronto. Igual que el chupar un pene, es algo que vale la pena aprender y
vale la pena aprender a hacerlo bien. Conozco un hombre que es un tipo
deplorable, pero come coños como nadie que conozca y nunca tiene problemas
para conseguir una cita.
Pero volvamos a tu sesión de comida de vagina... Hay otra cosa que puedes
hacer para intensificar el placer de tu chica. Puedes follarla con el dedo
mientras está disfrutando de tus talentos como lamedor de clítoris. Antes,
durante o después. Realmente a ella le gustará. Además de las zonas erógenas
que rodean el clítoris, la mujer tiene otras áreas extremadamente sensibles
en la parte alta de su vagina. Esta es la que rozas cuando te la estás
follando. Bueno, puesto que tu pene está bastante lejos de tu boca los dedos
tendrán que ser los que follen.
Toma dos dedos. Uno es demasiado fino y tres demasiado grueso y por tanto no
se puede profundizar. Asegúrate que estén húmedos para no irritar su piel.
Deslízalos en su interior, al principio con suavidad, luego un poco más
rápido. Fóllala rítmicamente con ellos. Acelera solo cuando ella lo haga.
Escucha su respiración. Te hará saber que tienes que hacer. Si le estás
chupando el clítoris y a la vez follándotela con los dedos le estás dando de
lejos mucha más estimulación que la que le proporcionarías solo con tu pene.
Puedes contar con que se lo está pasando en grande. Si hubiera alguna duda
comprueba los síntomas. Cada mujer es única. Puedes tener una a la que se le
pongan duros los pezones cuando se excita o solo cuando está teniendo un
orgasmo. Puede que se sonroje o empiece a temblar. Consigue identificar los
síntomas y serás un amante más sensible.
Cuando ella empiece a tener un orgasmo no abandones el clítoris. Manténte
allí todo lo que dure. Cuando empiece a bajar del primer orgasmo presiona
con tu lengua a lo largo de la parte de abajo del clítoris, dejando que tus
labios cubran la parte de arriba. Mueve la lengua dentro y fuera de su coño.
Si tienes los dedos dentro muévelos también un poco, aunque suavemente,
ahora las cosas son extremadamente sensibles.
Si lo haces bien conseguirás múltiples orgasmos de esta forma. Una mujer
sigue excitada durante toda una hora desde que tuvo un orgasmo. ¿Te das
cuenta de toda la importancia de esta información? ¿De las posibilidades?
Será tuya todo el tiempo que desees.
Tengo para ti un último aviso; es éste: después de que hayas hecho que se
corra háblale, roza su cuerpo, acaricia sus pechos. Sigue haciéndole el amor
suavemente hasta que ella haya bajado del todo. Un hombre puede acabar y
dormirse en el mismo instante sin sentir remordimientos, sin sensación de
pérdida. Pero la mujer por naturaleza requiere algo más de sensibilidad por
parte su amante en esto primeros momentos después del sexo.
El sexo oral puede ser la experiencia sexual más excitante. Pero será lo que
tú la hagas. Tómate tu tiempo, practica a menudo, presta atención a las
señales que te transmita tu amante, y sobre todo, disfrútalo.
Que te diviertas... y recuerda, practica SEXO SANO. Y también que no a todas
las mujeres le gusta que se lo coman (le hagan el cunnilingus), así que
respeta la palabra NO.
"Practica lo que predicas." :-)


Preguntas frecuentes (FAQ) sobre el cunnilingus en los foros
------------------------------------------------------------
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* Introducción
* Posiciones
* El clítoris
* La lengua
* Los dedos

Introducción
------------
A diferencia del extraordinario caballero que escribió el artículo sobre
mamadas, no soy una experta. Simplemente soy una mujer que sabe lo que le
gusta, y ha tenido también muchas experiencias con hombres que no parecían
tener ni la más vaga idea de lo que estaban haciendo entre sus piernas.
Comerle el coño a una mujer debe ser la cosa más maravillosa que puedes
hacer por ella. La hace sentirse amada, admirada, excitante, y, desde luego,
la hace correrse como una loca. Muchas mujeres lo prefieren al coito y, para
la mayoría, es la forma más fácil de correrse con un hombre. Puedes tener la
polla más pequeña del planeta, pero si lo comes bien, serás apreciado como
un fabuloso amante. Sí, es así de importante. Además muchas mujeres lo
esperan en nuestros días - además deberías saber lo que estás haciendo.
Antes de nada, los tíos parecen tener una extraña relación amor/odio con los
genitales de las mujeres. Tíos que no pueden esperar para meter su polla en
unos son a menudo reacios a poner la cara "allí abajo". Por cada tío que
dice que le encanta comer coños hay otro que le repugna. Las mujeres lo
saben, y afecta a su capacidad de acostarse y disfrutar de la experiencia.
No hay nada más excitante para una mujer que saber que su pareja la
encuentra deliciosa. No seas tímido; díselo. Cuando un tío le mete los dedos
a una mujer y luego huele, lame y chupa sus jugos en sus dedos y suspira
como si estuviera en el cielo, ella sabe que es su día de suerte.
¿Qué pasa si tu dulce chica no huele o no sabe tan dulce? No sufras. (No te
quejes, por supuesto.) Daos juntos un agradable baño o ducha caliente.
Enjabonaos mútuamente vuestros cuerpos y haced que se deslicen juntos. Es
como follar con todo el cuerpo. Enjabónale la vulva, lavándola entre los
labios externos y los internos. Sepárale los labios y lávale con suavidad el
clítoris. ¡Eh, no te pares - parece divino! Pasa tu mano enjabonada por la
raja de su culo, y pasea un dedo alrededor de su ano. También puedes
deslizar un dedo en su interior y lavarlo por dentro, si quieres anticipar
algún juego anal y te sugiero que lo hagas. Pero no pongas los dedos
enjabonados en la vagina. En vez de eso enjuágalos bien y mete uno o dos
dentro, haciendo un movimiento circular. Piensa que estás lavando el
interior de un vaso alto - pues lo mismo. Ahora ¿no es divertido? Y ahora ya
te puedes sentir libre para dejar vagabundear a tu lengua por cualquier
sitio que apetezca...
Bien ¿y ahora qué? Habéis encontrado un sitio cómodo para jugar, habéis
estado besándoos apasionadamente, vuestras lenguas metidas en la boca del
otro como nutrias juguetonas. Te has movido hacia abajo para mordisquear uno
de sus endurecidos pezones y ella empieza a gemir, restregando su pelvis
contra tu estómago. Alto. Ya sé que estaba empezando a ir bien. Pero ¿estaba
ella realmente gimiendo y restregándose, o era tu propia excitación lo que
estabas notando? Prefiero con mucho estar excitada antes de que un tío
empiece a hundir su lengua en mis entrañas. Utiliza tu buen juicio y besa,
lame, y acaricia todo a lo largo del camino por su estómago, muslos, hasta
que ella arquee la espalda intentando conseguir que te la comas. Desde
luego, si ella está realmente gimiendo y restregándose, ponte a ello...
También disfruto especialmente si un tío no para de mordisquearme la parte
interna de mis muslos mientras mi clítoris se estremece ante lo que le
espera.

Posturas
--------
Si la mujer con la que estás duda respecto a lo que le vas a hacer allí
abajo, empieza con ella tumbada de espaldas, quizás medio sentada. Túmbate
entre sus piernas, con sus piernas sobre tus hombros. Puede disfrutar tanto
tumbada como sentada al borde de la cama contigo de rodillas. También puede
sentarse a horcajadas sobre tu cara, pero debe estar preparada para ponerse
muy húmeda. Hay una variedad sin fin de posiciones en las que puedes apretar
tu cara contra su coño, alguna de las cuales me resultan más acrobáticas que
eróticas, pero siéntete libre para experimentar. Y también está el 69...
El 69 es una de mis posturas favoritas. Como parte positiva, ambos disfrutan
de las sublimes sensaciones de ser comidos, simultáneamente. La posición de
arriba abajo del coño de la mujer y tu boca son fáciles de encajar y hay más
cancha para las manos. Como parte negativa es una postura menos ideal para
que la mujer haga una mamada. Además, si necesitas leer este artículo, puede
que estés mejor concentrando tus energías en darle placer, sin demasiada
distracción. Pero incluso para los practicantes experimentados del 69 les
resulta fácil olvidarse de su compañero. "Es tan divino que voy a pararme un
segundo y concentrarme en lo que me estás... aaaarrrgghhh." ¿Pillas la
situación? Se necesita algo de autocontrol.
El 69 se puede hacer con el tío arriba, la tía arriba o ambos de lado. Los
dos últimos son más fáciles aunque resulta más descansado con los dos
participantes tumbados. A algunas mujeres les encanta que las laman a cuatro
patas, así que si el 69 con la chica encima la vuelve loca aprovecha la
pista y busca otras formas de comértela en esa posición. A mi me gusta el
hombre encima, pero para muchas mujeres seguro que ésta es una postura
asfixiante. Si una mujer sabe, o desea probar, tragártela hasta la garganta,
esta es la postura. Cuando la cabeza de ella está echada hacia atrás puedes
realmente deslizar tu polla hasta la garganta. ¡Pero no olvides lo que se
supone que estás haciendo!
De modo que aquí estás mirándolo - al misterioso agujero del que procedes, y
en el que esperas correrte de nuevo... Pero antes, una lección de
anatomía...

El clítoris
-----------
Antes de seguir adelante, unas palabras sobre el clítoris, acentuado en la
primera sílaba. La mayoría ya sabéis, pero para los que no, que es el órgano
sexual femenino y punto. Puede ser muy agradable ser follada vaginalmente,
analmente o de cualquier otra forma, pero si no hay estimulación correcta
aquí, en el clítoris, estás ignorando el lugar que va a hacer que ella se
corra, y presumiblemente la razón por la que estás leyendo esto ¿verdad?
Está justo allí, en la unión superior de los labios internos, un pequeño
botón de carne rosada. Ahí es donde está chicos, y no lo olvidéis.
Prácticamente cualquier lamida o chupetón de los labios o de la entrada de
la vagina van a hacer que se sienta de primera; pero recuerda que es una
excitación agradable, no el principal evento. No podría decirte cuantos tíos
han clavado su lengua en mi vagina pensando que era esto lo que iba a hacer
que me corriera. Estaban equivocados. Desde luego que con un poco de
estimulación manual... pero me estoy adelantando.
Las mujeres difieren mucho con respecto a la cantidad de estimulación
directa que pueden soportar en el clítoris. Algunas adoran que chupes con
fuerza sus clítoris al descubierto, otras aullarán de dolor. Puedes
encontrar mujeres que no pueden soportar la estimulación directa del
clítoris; el objetivo es siempre el mismo, pero tendrás que estimularlo
indirectamente, por ejemplo a través de los labios. NOTA IMPORTANTE: Con
frecuencia lo que resulta insoportable al principio puede ser fabuloso
después de que esté muy excitada. El hecho es que la mayoría de las mujeres
necesitan un buen bocado de estimulación antes de un ataque dirigido al
clítoris, pero una vez conseguida es a eso a lo que desean que dediques tu
atención.
Aquí la clave es ir despacio, hacer preguntas, y, si está a gusto con eso,
dejar las luces dadas y explorarla de verdad. El lenguaje corporal a menudo
dirá que es lo que le gusta más, pero te prometo que apreciará tu delicadeza
si se lo preguntas antes. Si parece tímida, consigue que guíe tus manos y tu
boca con su propia mano, y presta atención. Si empieza a embestir contra tu
boca resoplando con respiración entrecortada, por dios, no aproveches la
oportunidad para probar algo distinto. Sigue haciendo exactamente lo que
estabas haciendo.

La lengua
---------
Quiero reiterar, no hay casi nada que puedas hacer que no vaya a sentir
tremendamente, ¡relájate! Te prometo que puedes estar confuso y
desconcertado pero ella está en la gloria. Cualquier lamida o chupada de los
labios, la entrada de la vagina, clítoris, o el área anal la va a sentir
divinamente, y no os diría "hacedlo exactamente así" sino que os diría que
cada cocinero tiene su propia receta. Pero para los que están apremiados por
leer el jodido manual aquí van unas cuantas técnicas que podéis intentar
probar:
Intenta lamer su coño desde la entrada de la vagina hasta el clítoris,
dejando la lengua floja y la mandíbula relajada. Esta es una buena forma de
empezar con la lengua.
Pásala entre los labios internos y los externos de un lado, mientras los
mantienes juntos con los labios. Buen trabajo, ahora el otro lado.
Folla su coño con tu lengua - dentro y fuera, en redondo, etc. Esto gusta
mucho. No es maravilloso o increíble o hace temblar la tierra; gusta.
Abre los labios externos con la mano. Luego, con la lengua en punta y rígida
chasquea suavemente aquí y allí. Vaga a tu gusto pero volviendo a su
clítoris. Esto enloquece a algunas mujeres, y otras no pueden soportarlo.
Alguna puede preferir que dejes siempre la lengua lacia, así que cuando lo
pruebes, presta atención a si los gemidos son de éxtasis o de dolor.
Las técnicas que siguen no deberían intentarse hasta que tu pareja esté
realmente caliente (por ejemplo, ya se expresa de forma incoherente). Son
acciones muy intensas que pueden ser "demasiado" para algunas mujeres,
incluso cuando están cercanas al orgasmo.
Con su clítoris expuesto aplícale una succión rápida y ligera - metiéndotelo
en la boca un instante y dejándolo ir. Se parece bastante a lamer un
mordisquito de pastel de crema. Es increíble, y es algo que vale la pena
hacer si te gusta torturarla (ver más abajo "Poniéndolo todo junto").
Toma su expuesto clítoris con la boca y suavemente (al menos al principio)
succiónalo, chasqueando simultáneamente la lengua alrededor de él. Puede
hacerse muy levemente o muy agresivamente, y combinado con la penetración
digital, producirá normalmente un rápido e intenso orgasmo.
Otra técnica que puede elegirse supone enrollar la lengua para formar un
tubo. Si tú no puedes hacerlo, no se aprende - es genético. Para los que
puedan, funciona mejor en posición invertida o haciendo el 69. Forma un tubo
con tu lengua alrededor de la punta del clítoris. Deslízalo arriba y abajo;
en efecto, tu lengua forma un minúsculo coño que su clítoris puede follar.
Esto también la llevará probablemente más allá del límite.

Dedos
-----
Los dedos son una valiosa ayuda para comer coños. La mayor parte de las
mujeres se masturban presionando un dedo o dedos sobre su clítoris,
posiblemente a través de la piel de sus labios internos o externos, y
restregando vigorosamente en dirección circular o adelante y atrás. Tú
puedes hacer también esto, y preguntar ayuda mucho, o aún mejor, hacerle que
te muestre como le gusta hacerlo. Nunca serás un buen amante hasta que no
consigas llevar a una mujer al clímax con tus manos. Cuando la folles desde
atrás o por el culo o en cualquier posición que no le permita restregar
simultáneamente su vulva contra tu cuerpo, pásale la mano por debajo o
alrededor y restriégale el clítoris. Sé que distrae la atención, pero hazlo
de todas formas. Un punto importante a destacar: asegúrate de que tus dedos
estén bien lubricados. No hay nada más desagradable (y a veces incluso
doloroso) que un dedo seco restregado rudamente a lo largo del clítoris de
una.
Por supuesto que no es todo lo que puedes hacer con los dedos. Una técnica
que resulta muy excitante es separar ampliamente los labios con una mano y
con el dedo índice recto como un lápiz chasquear rápidamente en los
laterales cruzando el clítoris. Este movimiento por sí solo llevará con
frecuencia a una mujer al orgasmo. Combinado con alguna actuación de la
lengua en cualquier parte no se queda atrás en el placer.
Meter uno o más dedos en la vagina también es maravilloso. Puedes moverlos
simplemente dentro y fuera (esto resulta mejor con al menos dos o tres
dedos, empujando con fuerza), o meneándolos en círculo. Un movimiento
especialmente intenso consiste en encarar la mano de forma que tengas dos
dedos dentro de ella con la palma de cara a su cuerpo. Ahora mueve los dedos
con rapidez, como si estuvieras saludando. Ayudarás a estimular una parte de
la vagina de la mujer - la parte baja anterior frontal. Cuando se combina
con chupadas en el clítoris, es casi seguro que la llevarás a un clímax
rápido e intenso.
Una manera excelente de empezar la estimulación manual es meter un dedo (y
luego dos) dentro de ella, con la palma copando el área montañosa. Me
refiero a ese montículo carnoso situado sobre el hueso púbico. Tu dedo entra
y sale y la bola de tu mano presiona con fuerza contra su vulva. Puede
apetecerte restregar o incluso agitar toda el área con la palma.
Los dedos también hacen buenas cosas en los prietos agujeros del culo, pero
esa es una historia completamente diferente...

Enseñando Sexo Oral
-------------------
por Mary Higgins
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* ¿Qué hacer para hacer más fácil el primer intento?
*
* PARA ÉL
*
* PARA ELLA
*
* ¿¿¿¿El sexo oral es sexo oral ..... O se trata de eso????
*

* ¿Qué hacer para hacer más fácil el primer intento?
--------------------------------------------------
* * Me gusta realmente la idea de chupar un pene.
* * No deja pasar el aire a la garganta.
* * Acaricia con la lengua la base de la cabeza por la parte de abajo para
conseguir enderezar un pene lacio
* * Utiliza la parte de arriba de la lengua para rozar la cabeza,
presionándola contra el cielo del paladar
* Vigila los dientes. Sé que no es nada nuevo ni excitante, es realmente
difícil describir como hacerle sexo oral a un hombre, igual que es muy
difícil describir a alguien como atar los cordones de los zapatos o hacer el
nudo a la corbata. Pero por el bien de la especie, pienso que vale la pena
probar.
* La mejor manera de aprender es practicar y aprender del efecto conseguido.
A personas distintas gustos distintos. Pero hay algunos comentarios de
carácter general que pueden funcionar. Al menos pueden conseguir que alguien
me contradiga y se inicie una discusión útil.

* PARA ÉL
-------
* La "garganta profunda" requiere aparentemente controlar el reflejo de
atragantamiento tragando saliva cuando se produzca. En mi opinión no es tan
importante. Tragarla por completo no es el punto fuerte de la estimulación
oral. Si resulta importante para ti intenta alguna otra cosa. Puede que ella
consiga ayudarte utilizando sus manos sobre la parte del dardo que no quede
cubierta.
* La ventaja de la estimulación oral es el control y la variedad que
permite, que en todo caso solo están disponibles con la penetración poco
profunda. Creo que también ayuda si tienes hambre cuando lo haces. No irá
bien un intento sobre un tío si has comido copiosamente hace poco. Asegúrate
de no tener sed cuando empieces. Por alguna razón la sed bloquea la parte
posterior de tu garganta. También concéntrate en respirar por la nariz
profundamente mientras lo estés haciendo.

* PARA ELLA
---------
* Primero de todo, reconocer que las mujeres prefieren una estimulación más
suave y rítmica que los hombres. Una ventaja de usar la lengua en vez de los
dedos es que eso produce de forma natural un nivel de presión más cercano al
correcto.
* La estimulación dentro de la vagina necesita ser más firme y también
requiere más profundidad por lo que se realiza mejor con los dedos. Si ella
es sensible internamente no hay razón para ser purista sobre el uso
exclusivo de la boca. Intentar aplicar una presión firme o conseguir
profundizar demasiado con la lengua ha sido la única razón por la que alguna
vez he terminado cansada.
* De otro modo parece que podrías aguantar horas. La lengua y los labios son
obviamente la fuente de la mayor parte de la estimulación oral. He leído
descripciones del uso de los dientes para la estimulación pero yo no lo
recomiendo. Los tejidos son muy sensibles y un movimiento incontrolado de su
cuerpo puede producir mucho dolor y dejar una herida. Esto también puede
ocurrir con las uñas, así que manténlas cortas, sin bordes afilados.
* El clítoris es el área en que debes concentrarte principalmente. A algunas
mujeres no les gusta la estimulación directa porque son demasiado sensibles.
También puede desaparecer bajo la caperuza en algunas fases de excitación y
detenerse e intentar localizarlo de nuevo puede cortar la estimulación. En
ambos casos deberían estimularse la caperuza y los labios para estimular
indirectamente el clítoris. Además los labios son de por sí sensibles.
Intentar estimular oralmente la vagina es difícil y no muy efectivo salvo si
se busca un poco de variedad.
* Siempre me ha parecido que la postura del 69 (sexo oral mutuo) proporciona
un ángulo inadecuado para el mejor acceso, aunque puede deberse a una menor
experiencia con ella. Definitivamente hace más difícil a la mujer estimular
bien al hombre, puesto que coloca la sensible parte de abajo del pene fuera
del alcance de la lengua. Normalmente es mejor turnarse en dar y recibir,
precisamente para evitar distracciones. Hay una amplia gama de tipos de
estimulación que pueden usarse. La lengua puede usarse de plano para
acariciar áreas extensas o en forma apuntada para excitar un área pequeña.
Los labios pueden aplicar succión, presionar algo entre ellos, o usar sus
húmedas superficies internas expuestas hacia fuera para caricias externas de
la misma forma que la lengua.
* Experimenta y encuentra lo que funcione mejor contigo y tu pareja. Puede
cambiar de una vez a otra y con niveles de excitación diferentes. La
excitación ligera y la estimulación variada con buenas para la excitación
temprana, pero la estimulación rítmica mantenida es mejor para llevarla al
orgasmo. Tienes que aprender sus respuestas para evitar cambiar demasiado
rápidamente la estimulación para que ella pueda excitarse o mantener la
misma estimulación después de que haya perdido efectividad.

* ¿¿¿¿El sexo oral es sexo oral ..... O se trata de eso????
---------------------------------------------------------
*
* Durante años he salido con unos cuantos tíos con los que he tenido
relaciones íntimas. Con algunos más que con otros. Pero siempre ha habido
algo que me fastidia en un tío y es la insistencia en que en cuanto a placer
oral ellos lo hacen mejor.
* Bien, lamento reventar el globo chicos, pero las mujeres dan a las mujeres
el mayor placer oral. De hecho estudios hechos por mí demuestran que
hombre/hombre, mujer/mujer es una opción mejor para la estimulación oral.
¿Por qué? te preguntarás. Bueno, aquí está lo que he encontrado al respecto
y estoy segura de que muchos de los que lo hayáis experimentado estaréis de
acuerdo.
* Desde luego cuando estamos con nuestros amantes nos gusta que nos traten
como reinas y nos mimen y nos hagan el amor como sementales. Los tíos
intentan hacer lo mejor para que la mujer se sienta bien, y lo que hacen
es... llevarlas al orgasmo la mayor parte de las veces. Pero hay algo que
los bisexuales saben que es aún mejor. Ahora como dije, he tenido unos
cuantos amantes varones, incluso un marido durante un año, y lamen y chupan
como todo el mundo. Pero cuando estoy con una mujer, y hacemos el amor,
sabemos donde gusta más y cuanto tiempo entretenerse en esos sitios
especiales.
* Así que tíos, estaréis diciendo, "¿Cuál es la diferencia?" Bien, la
diferencia está en la suavidad de la piel de tu amante, el cuidado extra que
aplica a estos sitios especiales de los que solo una mujer sabe. No hay
pelos de la barba arañando tu coño, no hay manoseos rudos de tus pechos o de
cualquier otra parte de tu cuerpo. Teniendo en cuenta que la lengua y los
dedos son las únicas partes disponibles del cuerpo femenino (si no se cuenta
con la ayuda de un consolador o un vibrador) solo tiene eso para practicar
el arte de la estimulación, a diferencia del macho que tiene también un pene
para usar.
* La hembra bisexual practicante sabe lo que tiene que hacer para llevar a
su pareja al orgasmo en ausencia de pene. De modo que la lengua y los dedos
tienen mucho que ver en esto. Mientras lame el clítoris y la zona de los
labios externos puede insertar los dedos en la vagina y actuar como una
polla metiendo uno o más dedos en toda su longitud. La lengua, si es
suficientemente larga, puede también actuar como dispositivo de penetración
a modo de polla. Puede lamer y hurgar en su interior como una polla mientras
usa un pulgar u otro dedo para estimular el clítoris. Tienes que ser
imaginativo y saber como usar lo que Dios te ha dado.
* Chupar el clítoris y tirar de él cuidadosamente es también extremadamente
agradable para muchas mujeres. La combinación de mantener el clítoris en la
boca y chuparlo, y penetrar con los dedos su vagina e incluso el culo si
tienes espacio suficiente para trabajar con ambas manos, puede situar a una
mujer en un punto de no retorno durante varios minutos.
* Una de mis amigas, Lisa, tiene la habilidad de penetrarme con los dedos en
el culo y la vagina al mismo tiempo, chuparme el clítoris dentro de su boca
y rodearlo con su lengua haciendo que mis orgasmos duren varios minutos.
Esto también deja mi clítoris tan sensible que no me pueden tocar hasta
varios minutos después cuando la sensación se mitiga. Realizar la fantástica
posición del "69" es algo igualmente satisfactorio para ambas, aunque el
acceso no es tan bueno como en la posición arriba/abajo. Esta es la razón
por la que la posición erguida, de cara a la vagina es la mejor.
* Ahora tíos. no os desaniméis pensando que estáis haciendo un trabajo
asqueroso comiéndonos....lo estáis haciendo bien. Pero aprended a ser un
poco menos rudos. Los pechos de una mujer son sensibles y pueden resultar
dolorosos si se manejan inadecuadamente, igual que vuestros huevos. Y por
favor tened piedad de nosotras las mujeres que nos afeitamos el pubis.
Afeitaos la cara antes de escarbar porque los pelos de la barba escuecen de
mil demonios. Y lo más importante. Tomaos vuestro tiempo y preguntad donde
nos gusta más. la comunicación es una gran cosa cuando se está haciendo el
amor. Averiguad lo que le gusta a la otra persona. No a todas las mujeres
les gusta que se lo coman. así que preguntad antes.

Guía de sexo oral
-----------------
Anónimo
Traducido por GGG, noviembre de 2002

Chupar la polla de un hombre es uno de los placeres puros de la vida. Es
triste pensar que muchas mujeres no aprecian lo divertido que puede ser. La
razón de esto es que muchas mujeres no saben hacerlo correctamente. Si lo
haces adecuadamente conseguirás un hombre que lo hará TODO por ti, además de
dejarle contento, (¡dos buenas recompensas para ti!)
Así que aquí tienes como hacer una maravillosa mamada. Créeme - vale la pena
aprenderlo. No importa el sitio que elijas, puede ser en casa en la cama o
aparcados en el Sunset Boulevard, pero busca el nivel de intimidad que
necesites para sentirte relajada y excitante. Recuerda que el entorno tiene
mucho que decir en cuanto al acto mismo. Si estáis en una carretera cruzando
el país, es una forma estupenda de que las millas pasen más deprisa.
Recuerda que hay montones de sitios distintos entre los que elegir. Casi
todos los hombres tienen la fantasía de que se la chupen a la vista de
extraños. Pero no hace falta un sitio de fantasía. Para este artículo
supongamos que estás en casa, con tu hombre en el sofá.
Deslízate por el suelo, entre sus piernas y ábrele la bragueta. Mete la mano
y tócale la polla. Si está caliente para ti, estará dura o lo estará
enseguida. Si lo estás haciendo sin ninguna pista previa de lo que vas a
hacer puede estar todavía doblada dentro de sus calzoncillos. (Empezar sin
previo aviso es divino. A veces las mejores mamadas ocurren cuando ellos
menos se lo esperan.) Ahora sería un buen momento para inclinarte sobre su
boca y besarle. Esto conseguirá que la sangre empiece a fluir para los dos.
Ahora vuelve abajo y quítale los pantalones. Empieza a besar lentamente el
área entre el ombligo y la polla. Si la polla está fuera de los calzoncillos
déjala que te toque la mejilla mientras le besas. Pero no se la beses
todavía- el deseo hará que se ponga más caliente para ti.
Ahora ya está en el asunto. Sigue y quítale los pantalones y los
calzoncillos, dejando su polla completamente al aire y vulnerable para ti.
Vuelve a besarle justo encima de su polla, pero muévete lentamente hacia un
lado. La parte interna de los muslos de un hombre es muy sensible. Excita a
tu hombre besándole muy cerca de la polla pero nunca suficientemente cerca.
Cuando te parezca que ya lo has atormentado bastante estarás lista para
empezar. Como nota al margen, no creo que lo hayas excitado lo bastante.
Recuerda que eres TÚ la que controla, y que él quiere que TÚ le chupes la
polla. En cuanto lo hagas estarás cediendo. Te sorprenderías de lo duro que
puede ponerse si mantienes la tortura unos treinta minutos o así.
Ahora que has decidido empezar dispónte a hacer muy feliz a tu hombre.
Pásate la lengua por los labios y déjalos agradables y húmedos y mira a tu
hombre a la cara. Probablemente estará observándote porque desea ver como se
la chupas. Ahora abre la boca ligeramente para provocar y excitar (sí, aún
más excitación) a tu hombre y ponte muy muy cerca de su polla. Respira sobre
ella, sóplasela con tu aliento cálido. Vuelve a sacar la lengua y agárrale,
provócale. Asegurándote de que tu lengua gotea de humedad, empieza por la
parte de debajo de su dardo y lámele hacia arriba, lentamente. Echa la
cabeza a un lado y simula darle un mordisco, dejando que los dientes toquen
suavemente su carne. Humedécele de nuevo con tu lengua y utiliza la mano
para extender el líquido alrededor. Una polla húmeda se ve y suena de una
forma más excitante que una seca.
Ahora la clave para ser una buena chupapollas. Después de estas primeras
chupadas deja de chupársela. Ahora empieza a moverte hacia abajo. Mordisquea
lentamente a lo largo del camino que desciende desde su dardo hasta sus
huevos. Besa, lame, chupa esas cosas. La mayoría de las mujeres se olvidan
de ellos por completo. Luego sigue hacia abajo. Deja que tu lengua de
fuertes golpes por el área sensible que está entre su polla y su culo. Si
tuviera un coño es aquí donde estaría.... y todas esas terminaciones
nerviosas están ahí todavía. Sigue trabajando camino abajo hasta su culo.
Parece que muchos hombres son extremadamente sensibles justo en la cercanía
del agujero del culo. Me gusta trabajar en esa área durante unos minutos.
Deja que tu lengua goteante le masajee, y muérdele suavemente. Debes estar
tan húmeda que la saliva corra hacia abajo cruzando su agujero. ¡Esto le
volverá loco y le hará desear aún con más fuerza que se la chupes! Si no
eres tímida puedes probar a dejar que la lengua vague por su culo. Tu hombre
te indicará, con sus gemidos, si le gusta esto.
Cuando creas que tu hombre está cerca de correrse, deshaz el camino hasta su
polla. Empieza a lamer de nuevo la polla con largas y húmedas pasadas de tu
lengua. En una de tus subidas balancea la lengua desde la base del dardo
hasta el borde del capullo, no te pares. Sigue a lo largo de él, lame y
humedece la parte superior de su polla, entreteniéndote en el centro. Si
aprietas el dardo desde abajo y empujas hacia arriba (como un tubo de
dentífrico) puede que salga un poco de un líquido claro. Si ocurre unta tu
lengua con él y retírate. Se extenderá contigo y resultará fantásticamente
erótico para tu pareja. ¡Además esa cosa sabe realmente bien! Ahora haz como
si te encantara. Acércate a la cabeza de la polla como si fuera un helado de
chocolate y mete todo el capullo en tu boca caliente. Manténlo ahí y escucha
los gemidos de tu hombre. Ahora métete en la boca toda la polla que puedas.
Cuanto más te metas más le gustará. Gemirá realmente si consigues presionar
su cuerpo con los labios con toda su polla enterrada en tu boca. Si doblas
adecuadamente el cuello puedes hacer que la polla baje por la garganta.
Quédate así, con la polla en la boca, durante unos instantes. Siéntela
dentro de ti. Puede ser casi tan delicioso como tenerla en tu coño. Crece
dentro de ti.
Moviéndote tan rápidamente como él pueda soportarlo (no le dejes que se
corra todavía), deslízate por su polla arriba y abajo como si le estuvieras
follando. Si se acerca demasiado al orgasmo detente o al menos disminuye el
ritmo. También puedes retirarte por completo y chuparle el dardo desde el
lateral como si estuvieras dándole bocados. También puedes deslizar los
dedos, hacer una O alrededor del dardo y subir y bajar al ritmo de tus
chupadas.
Eso es otra cosa. Además de limitarte a meterte la polla en la boca puedes
chupársela que es bastante distinto. Hay chupadas profundas y someras y
ambas sientan maravillosamente. Sin embargo tu hombre puede tener
preferencias así que observa sus reacciones.
Tomando el capullo con la boca chúpalos como si fuera un pezón o una pajita.
Le sienta tan bien al hombre, solo de pensar en ello se me alborota el coño.
La otra modalidad es la larga, de barrido, en la que tomas toda la polla y
la chupas en toda su longitud como harías con un polo y luego fuera y vuelta
a empezar, chupando también en el camino de vuelta.
Aquí hay que saber una cosa importante: cualquiera de estos movimientos
resulta divino las primeras veces, pero después de un rato es como si la
polla se hiciera inmune a las sensaciones. Cuando notes esto es el momento
de cambiar al juego siguiente. No quieres que la polla se te duerma. La
quieres estimulada constantemente, casi, pero no demasiado, hasta el punto
del orgasmo.
Que es justo donde estamos ahora. Has conseguido una erección rabiosa en tu
mano derecha y unos huevos prietos en la izquierda. Échate un poco atrás y
míralos. Hermoso, ¿verdad? Mueve la mano derecha hasta la base de la polla y
aprieta allí. Esto hace que el dardo se llene y engorde, y para entonces el
capullo estará brillante y liso. Sigue metiéndote la polla en la boca y
chupando y probando todos los movimientos hasta que sepas que el hombre no
puede aguantar más y va a explotar.
Justo antes de que tu hombre se corra la polla se pondrá extremadamente
rígida e incluso puede temblar. ¡Aprende a reconocer este momento!
Lo que hagáis ahora depende de ti y de tu amante. Muchos hombres adoran la
sensación de correrse en tu boca. ¡Si te gusta tragar puedes estar segura de
que tu hombre no tendrá nada que objetar! Inmediatamente antes de que se
corra y mientras lo esté haciendo chúpasela con fuerza. Actúa como si
tuvieras que extraer su corrida. Esto le provocará un orgasmo criminal.
¡Además la próxima vez que beses a tu hombre podrá paladear los maravillosos
jugos de su corrida y su saliva!
Otra solución, también muy agradable, a menos que estés haciendo el amor
donde no puedas manchar, es dejar que los jugos maravillosos y calientes se
viertan en tu boca y luego deslizarlos alrededor de la polla húmeda. ¡La
hará tan resbaladiza y deliciosa de tocar! Desearás pasar tus manos por
ella, sintiendo esa dura polla a todo lo largo, extendiendo la brillante
corrida por el capullo. Esto también crea una imagen enormemente sensual
para ti y tu hombre.
También puedes retirarte y dejar que la corrida vuele. No es muy romántico
limpiar las cortinas después del sexo, así que intenta mantenerla en tu
pareja y en ti. Lo que hagas en este punto es cosa tuya. Puedes terminar la
sesión aquí y limpiaros o puedes limpiarla a lametones de tu pareja (o si la
tienes tú puedes pedirle a tu pareja que te la lama).
Una solución final que os lleva a otra sesión es montarle rápidamente cuando
esté a punto de correrse. Tienes que ser capaz de detectar cuando está a
punto para que esto funcione. Móntale y déjale que se corra dentro de ti.
Luego lleva tu coño chorreante a su boca. Hacer que un hombre te coma
después del sexo es fantástico. Llevarle tu coño a él es maravilloso por dos
razones. Una, probablemente le gustará el hecho de que seas suficientemente
agresiva para ponerle el coño en la cara. Segunda, por ti... Si estás arriba
la corrida se saldrá de tu coño, creando una imagen maravillosa para ti de
tu hombre comiéndose su propia corrida. ¡Solo de pensarlo me pongo cachonda!
Recuerda que los hombres adoran que les chupen sus pollas. Nunca lo harás
demasiado. Si quieres empezar otra sesión después de que se corra, empieza a
besarle en otras partes del cuerpo que sepas que le excitan. A los pocos
minutos podrás volver a su polla. Incluso aunque esté flácida puedes empezar
a chupársela de nuevo. No hay nada como observar o sentir que un hombre se
empalma en tu boca.
Bueno, ya lo has hecho, ¡y tienes un hombre que realmente piensa que eres
caliente! Ahora sería un buen momento para dejarle que empezara contigo,
porque él se sentirá muy 'dadivoso' en este punto.


COMO CHUPAR UNA POLLA
---------------------
GUIA DE APRENDIZAJE EN 14 LECCIONES CON TÉCNICAS DE ALGUNOS EXPERTOS
--------------------------------------------------------------------
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* LECCIÓN UNA
* LECCIÓN DOS
* LECCIÓN TRES
* LECCIÓN CUATRO
* LECCIÓN CINCO
* LECCIÓN SEIS
* LECCIÓN SIETE
* LECCIÓN OCHO
* Algunas otras palabras de advertencia
* LECCIÓN NUEVE
* LECCIÓN DIEZ
* LECCIÓN ONCE
* LECCIÓN DOCE
* LECCIÓN TRECE
* LECCIÓN CATORCE

TÉCNICAS
--------
* EL ALETEO DE MARIPOSA
* EL TRAZADO DEL OCHO
* ¡FELICIDADES!
* EL CÍRCULO
* LA LAMIDA DEL PIRULÍ

(Nota del traductor: el idioma inglés no permite distinguir el género de las
primeras y segundas personas. De algunos pasajes se deduce que el autor del
artículo es un hombre. Arbitrariamente (aunque basado en el carácter
aparentemente homosexual del autor) le he asignado el género masculino a la
segunda persona. Por supuesto todo vale exactamente igual en femenino.)

LECCIÓN UNO
-----------
No estoy seguro de si fue porque crecí en una casa con hermanos o si habría
tenido las mismas sensaciones e inclinaciones si hubiera sido hijo único
pero sé que desde mis recuerdos más tempranos he estado fascinado con los
penes.
Hablemos del "pene básico". Considero el sexo oral como la forma de
expresión amorosa más elevada que se puede intercambiar entre dos personas.
Espero que esta información te ayude a derribar cualquier barrera que
pudieras tener para impedirte expresar tu amor de esa manera y de recibir la
recíproca de tu compañero varón.
Lo primero es lo primero. MIRA la polla. No quiero decir una mirada rápida
ni un examen apresurado y subrepticio. Tómate el tiempo suficiente para
convencer a tu compañero de que hay algún tipo de trato para él en la
reserva, suponiendo que te permita hacer con él, y particularmente con su
polla, exactamente lo que quieras.
Colócalo de espaldas sobre la cama en una habitación bien iluminada. Toma su
polla en tu mano y MÍRALA. Probablemente no tendrá fuerza de voluntad para
dejarla flácida pero de nuevo estás adorando su auténtica esencia. Pocos
hombres pueden mantenerla relajada en estas circunstancias, cuando resulta
evidente que la persona que MIRA su polla lo hace con adoración.
Cuando le toques por primera vez la polla se pondrá dura y estará en un
estado en el que tu examen resultará significativo. ¿No sería agradable que
ir al médico a que te examinen fuera tan enriquecedor?
La polla debe estar tiesa si quieres distinguir las partes importantes - las
sensibles a la estimulación mediante los labios y la lengua.
Lo primero que notarás es si está o no circuncidado. La circuncisión no se
practica de forma generalizada: los penes en esas dos situaciones tienen
ventajas e inconvenientes desde el punto de vista de suministrar caricias
orales que produzcan el deleite de mayor calidad a tu hombre.
A continuación echa un vistazo de cerca al dardo del propio pene. Hay una
parte abultada en el órgano cerca del extremo más externo, de un diámetro
ligeramente mayor que el del dardo, a la que se denomina frecuentemente
cabeza. Técnicamente es el glande del pene (viene del latín "glans" que
significa bellota. Mírala detenidamente; tiene cierto aspecto de bellota
¿verdad?)
El perímetro externo del glande es la corona. Une la cabeza al dardo. Es la
zona más sensible del pene. Es hacia este borde a donde debes dirigir la
mayor parte de tu atención cuando se la estés chupando. Sigue el borde
alrededor hasta la parte de abajo del pene. ¿Sabes que me gusta llamarle el
"bajo vientre"? ¡Soy especialmente cariñoso con el "bajo vientre"!
Notarás un punto de unión donde los dos extremos de este círculo irregular
se juntan. Si tu pareja no está circuncidado será también el punto donde se
une la piel. Esta área minúscula es seguramente la zona más sensible de todo
su cuerpo, y es posible llevar a tu pareja al clímax simplemente golpeando
suavemente con la punta de la lengua directamente sobre ella. Dedícale
tiempo a acariciar el glande y las áreas de alrededor.
Bajo el glande está el dardo del pene. El dardo no tiene muchas
terminaciones nerviosas y no produce, por ello, un alto grado de
estimulación en el hombre cuando se acaricia, tanto manualmente como con la
lengua, a diferencia del propio glande. Siempre me asombra notar el número
de consumados chupapollas que creen que chupar el dardo de arriba abajo
pondrá a cien al tío. ¡No es así, amigos! Si funciona es porque la parte de
atrás de la garganta está haciendo travesuras con su glande. ¡Tu garganta le
está mamando la cabeza!
Debajo del dardo están los testículos (pelotas, huevos, llámales como
quieras, pero no te olvides de lo que significan). Los testículos son
extremadamente sensibles al dolor y no se les considera habitualmente objeto
de estimulación erótica de forma particular. ¡No es cierto! ¡Puede añadir un
alto grado de placer para él prestar la atención correcta a los huevos!
Volvamos ahora al centro del asunto. La apertura de la punta del glande es
el "meatus". Por aquí es por donde chorrea la corrida. (Podía haber dicho
"se eyacula el semen" pero no quiero parecer demasiado profesional).
Hay otras partes del cuerpo del hombre que responden con entusiasmo a la
estimulación oral.
Muchos hombres son particularmente sensibles alrededor de los pezones. La
primera vez que besé los pezones de mi pareja se disparó antes de que
tuviera oportunidad ni siquiera de acercarme a su polla. Aunque no he podido
reproducirlo en condiciones de laboratorio (odia acercarse al laboratorio
conmigo) mi pareja siempre resulta extremadamente excitado por mis caricias
con la lengua en los pezones.
Así que MIRA el pene de tu pareja. Estúdialo. Aprende por completo cuales
son las áreas de especial sensibilidad y prepárate para aplicar tu
conocimiento a su cuerpo con la lengua y con los labios cuando inclines tu
amorosa cabeza sobre su polla. ¡No hay nada que puedas hacer que le muestre
más claramente tu amor, que la adoración que le dediques a su polla!

LECCIÓN DOS
-----------
La triste realidad es que la mayoría de la gente, hombres y mujeres, no
tienen la más ligera idea de cómo chupar una polla. La mayoría parece creer
que simplemente formar un coño con su boca, cerrándola alrededor del pene
del hombre y bombear con la cabeza lascivamente arriba y abajo, hasta que él
alcance el clímax, nos convierte en expertos chupapollas. ¡Al contrario!
Se necesita una habilidad consumada para chupar la polla de un hombre y
proporcionarle el más alto grado de placer posible. Cuando empecé mi
investigación no tenía realmente a nadie a quien acudir en busca de consejo.
Todo era cazar y chupar. Cazar y chupar. ¡Buscar esa técnica que pudiera y
le pusiera al rojo! Tuve que aprender de mi experiencia y aunque no quisiera
negarte el placer innato que producen estas experiencias odiaría ver que
pierdes un buen compañero por tu inexperiencia y carencia de habilidad.
Supongamos que has tenido la oportunidad de MIRAR su pene. Explorar cada
área del pene para encontrar las partes más sensibles. Que has ido más allá
del "Las partes son las partes" y reconocido que algunas partes son más
iguales que otras.
Para que puedas observar las reacciones de tu hombre y conseguir la mayor
cantidad de información posible sobre sus respuestas prueba lo siguiente:
Mientras su pene erecto apunta hacia el techo toma sus huevos con una mano y
suavemente, usando solo la lengua, lame lentamente pero con cuidado toda la
parte de debajo de su órgano erecto. Mientras chupas la parte baja
aprenderás que áreas son las que le producen el mayor placer cuando tu
lengua las toca. A menos que esté hecho de piedra, tu pareja te facilitará
pistas vívidas de cuales son las áreas más placenteras.
Cuando descubras estas áreas de placer realzado concéntrate en ellas. Para
la mayoría de los hombres el área más sensible será el punto donde el anillo
(o corona) de la cabeza y la piel que la cubre se unen. O donde se unían
antes de su circuncisión. Si continuas lamiendo y golpeando esta zona con la
lengua vas a provocar un géiser. Si no eres experto y quieres darle placer
con rapidez te sugiero que le atiendas de esta forma para conseguir
familiarizarte de primera mano con la naturaleza y deleite de su clímax.
Mientras se va preparando para el clímax notarás algunos cambios en su pene.
Estos signos serán los mismos cada vez que lo consiga, de modo que puedes
prepararte adecuadamente para su corrida. La cabeza de la polla puede
hincharse más de lo normal en el curso de su erección. Puede que adelante
las caderas mientras desea hacer volar a su cuerpo con su corrida. Y para la
mayoría, inmediatamente antes de correrse aparecerán en los diminutos y
adorables labios de la punta de la polla una o dos gotas claras de fluido.
Cuando veas esto o sientas la apertura del "meatus" a través del condón
sabrás que el momento de la verdad está a mano. ¡Torpedos fuera, corrida
total a la vista!
¿Dónde deberías estar cuando le estás chupando la polla? ¿Entre sus piernas,
encima de él, en la posición del sesenta y nueve? ¿Dónde? A causa de la
estructura de su pene, además de la de tu boca, labios, lengua y dientes,
puedes proporcionar el mayor grado de sensación para ti y tu pareja
arrodillándote entre sus piernas y acercándote a la polla desde abajo mejor
que desde un lado o desde arriba. ¿No me crees? Prueba las distintas
posiciones (describo en capítulos posteriores técnicas a utilizar en cada
posición). Observa que es lo que funciona mejor para ti y tu pareja.

LECCIÓN TRES
------------
Coloca su polla rígida dentro de tu boca pero no aprietes los labios
alrededor del dardo. Inicia con la cabeza un movimiento circular. La polla
se deslizará a distintos lugares dentro de tu boca mientras sigues con el
movimiento. Vigila los dientes. La postura de rodillas bastará pero también
es efectivo cuando tu pareja está sobre su espalda y tu cabeza está
directamente sobre su polla. El círculo debe trazarse tanto en sentido de
las agujas del reloj como en el contrario, de una forma premeditadamente
lenta. Encontré muchos tíos en Nueva York que parecían preferir esta técnica
sobre cualquier otra. Conocí a un tío que podía estar haciendo círculos
alrededor de una polla durante horas y me encontré teniendo orgasmos
múltiples mientras su boca hacía círculos alrededor de mi polla. No perdía
el empalme después de correrme. Cuando se realiza correctamente esta técnica
asegura muchas horas de placer sin adulterar.

LECCIÓN CUATRO
--------------
Con tu hombre sentado en una posición elevada y tú de rodillas frente a él
levanta su polla dura para dejar al descubierto sus huevos. Busca con la
lengua la parte de debajo de sus huevos. Ahora, mientras sus huevos reposan
sobre tu lengua húmeda, lame con movimiento ascendente hasta la misma punta
de su polla. Se permite usar las manos con esta técnica. Es mejor aplicar
esta técnica varias veces sucesivas, como si estuvieras chupando un pirulí o
un cono de helado. Crecí en el bajo sur. Y una cosa sobre los chicos del
sur. Aprendemos pronto como hacerlo rápidamente cuando la necesidad se
presenta. Y la lamida tipo pirulí es la técnica de este libro que pocos
hombres pueden tolerar durante largos períodos sin correrse.

LECCIÓN CINCO
-------------
Hablemos ahora de una técnica que es probablemente la más común del mundo
para chupar pollas. Toma la polla en la boca pero no muy profundamente.
Hablaremos de la "garganta profunda" más tarde. Es divina, no está
sobrevalorada, pero si quieres ser experto en "garganta profunda" empieza
con la técnica correcta y recorre tu propio camino, así que sigamos.
Toma la polla en tu boca deslizando tu lengua humedecida de forma adorable
sobre la cabeza, hasta que los labios se cierren alrededor del dardo, en el
punto justo detrás de la corona. No te limites a abrir la boca y cerrarla
alrededor de su polla. Deslízala dentro. Le gustará mucho más. Encaja el
dardo del pene con tu mano. Recuerda que el dardo es relativamente
insensible a cualquier tipo de estimulación. Encerrándolo en tu mano le
produces la sensación de tenerlo encajado. Ahora tienes varias opciones.
Prueba a girar la cabeza de lado a lado asegurándote que tus labios húmedos
permanecen en contacto con el borde de la corona. Mientras lo haces mueve
suavemente la mano arriba y abajo por el dardo. Cuando llegue al clímax
puede desear empujar tu cabeza por el dardo abajo. Quisiera rodearte con su
polla. Puesto que estás aprendiendo te perderás los puntos divinos de hacer
la "garganta profunda" en este momento. En vez de ello chupa suavemente
alrededor de la corona mientras llega al clímax para intensificar su placer
e incrementar la fuerza de su orgasmo. Cuando tengas más experiencia podrás
decir exactamente cuando se aproxima su orgasmo y estarás preparado para ese
chorro inicial en la goma.

LECCIÓN SEIS
------------
Hay un refinamiento de esta técnica básica que realzará su orgasmo. Si
colocas tu pulgar en la misma base del pene de tal manera que bloquee el
tubo a través del que fluye la corrida, el semen no puede escapar aunque él
tenga los espasmos y recorra los estadios de la acción refleja de la
eyaculación. Si al mismo tiempo chupas vigorosamente la cabeza de la polla
puedes retardar su corrida durante largos instantes. Cuando finalmente
permitas que la corrida brote durará mucho más y será más intensa. Incluso
aunque solo retardes unos instantes la corrida te sorprenderá su intensidad.
Estas técnicas constituyen la base del chupado de pollas. No vayas más allá
hasta que consigas ser un experto, no solo en las propias técnicas sino
también en la lectura e interpretación de las respuestas de tu pareja hasta
el punto en que sepas exactamente como le está afectando lo que le estás
haciendo. Cuando hayas alcanzado este punto estarás listo para técnicas más
sutiles y avanzadas.
No seas tan obediente como para perderte lo divertido de descubrir cosas por
ti mismo. Averigua que es lo que funciona mejor contigo y tu pareja y haz tu
técnica de chupar pollas tan personal como tu firma. Después de todo quieres
que tu hombre sea capaz de elegirte en la oscuridad entre cientos de
entusiastas chupapollas.

LECCIÓN SIETE
-------------
Una de las primeras cosas que encuentras cuando empiezas a chupar pollas es
el reflejo de náusea. La mayoría de los hombres parecen desear forzar sus
pollas por tu garganta abajo todo lo que puedan conseguir. ¡Sobre todo en el
momento en que se corren!
Considera por un momento que la longitud media de tu cavidad bucal es entre
tres pulgadas y tres y media (7,5 a 9 cm) mientras que la longitud media de
una polla caucasiana es entre cinco y cinco y media (12 a 13,5 cm). Las
leyes de la naturaleza parecen establecer que conseguir que toda esa polla
esté dentro de tu boca es una imposibilidad.
Se puede hacer. Probablemente conozcas a alguien que pueda hacerlo y esa es
la razón por la que compraste este libro para empezar con ello. Es posible
enseñar la técnica necesaria. No quiero resultar aburrido, pero si entiendes
tu anatomía empezarás a entender los requisitos que te permitirán recibir en
tu boca y tu garganta su polla tiesa. El mayor obstáculo para que pase a tu
garganta es el hecho de que hay un ángulo de casi noventa grados tras tu
lengua para pasar a la garganta. De manera que lo primero es conseguir que
la polla pase ese ángulo.
¡Pasar el ángulo de la campanilla!
Para practicar esto colócate en una posición en la que puedas girar la
cabeza de tal manera que tu boca y tu garganta estén casi en línea recta. La
mejor posición para conseguirlo es tumbado en la cama de forma que tu cabeza
esté cerca del borde con el cuerpo extendido en la cama con la cabeza
fuertemente inclinada hacia atrás. Esta posición colocará tu boca y tu
garganta casi en línea y permitirá a tu pareja aproximarse a ti de tal forma
que la inserción de la polla se pueda hacer tan profundamente que su vello
púbico presione tus labios.

LECCIÓN OCHO
------------
Hoy practicaremos el dominio de las reacciones físicas que deben aliviarse
antes de que pueda disfrutarse a fondo del arte de la penetración profunda.
La tendencia natural del cuerpo es sentir náuseas cuando un objeto extraño,
tal como una polla clavada profundamente, se abre paso en tu garganta.
Puedes superar esta tendencia relajando por completo la garganta en el
momento en que se hace la inserción. Es igualmente importante que mantengas
esta relajación durante todo el episodio de "garganta profunda".
Déjale que meta la polla por tu garganta abajo y manténla quieta mientras
encuentras la postura más cómoda para continuar. A causa de tu posición no
podrás moverte ni ofrecerle ningún otro estímulo más que mantener la boca
estrechamente cerrada alrededor de su polla palpitante. Si eres capaz prueba
a estimularle el 'bajo vientre' con la lengua ¡hazlo!
Solo podrás relajarte y aceptar la polla de esta forma si confías
completamente en tu pareja. Tu pareja tiene todo el control. Debe iniciar y
mantener todo el movimiento. Es el único ejercicio en que cedes el control
de la situación a tu pareja. Le gustará por la sencilla razón de que por
primera vez podrá insertar su polla tan profundamente en tu garganta como
quiera. Ahora tu pareja empezará el movimiento de meter y sacar como si
estuviera follando. Debe empezar lentamente, especialmente si es una
experiencia nueva para los dos. Después de todo si te hace daño cortará de
raíz uno de los grandes placeres de la vida. El otro único requisito durante
este ejercicio es mantener el movimiento en la misma dirección simplemente
porque no hay libertad para que él pueda variar el movimiento de lado a
lado.

Algunas otras palabras de advertencia.
--------------------------------------
No dejes que tu pareja se retire en el momento que empiece a correrse. En
ese momento espectacular podrá por primera vez avanzar la polla por toda tu
cavidad oral ¡y esa es la lección más importante de este ejercicio! El otro
único requisito durante él es mantener el movimiento en la misma contra tus
labios mientras se corre. Debido a tu posición en la cama no tienes que
enfrentarte al problema de tragarte su corrida. Y no es precisamente porque
tenga un condón en su polla. ¡La razón es que ha colocado la polla DETRÁS de
tu reflejo de náusea! ¡Sin la goma su corrida dispararía directamente a tu
estómago! Si ambos entendéis que es lo que estáis intentando hacer, además
de los posibles problemas que puede provocar correrse por el camino no
ocurrirá ningún daño o incomodidad a ninguno de los dos.
Es posible que no todo el mundo pueda aprender la técnica de la "garganta
profunda" pero esta incapacidad no te hace menos chupapollas. Debes permitir
que tu garganta se relaje completamente mientras tu pareja empuja su polla
profundamente en tu garganta. Hacer esto el tiempo suficiente para que tu
pareja se vaya por completo es difícil y puede requerir práctica posterior
al primer día. Puede ser que consigas meterte a tu pareja totalmente en la
garganta, pero no seas capaz de mantener la adecuada relajación de la
garganta hasta que suelte su carga. Afortunadamente tu pareja entenderá que
esto no es un rechazo de lo que te está ofreciendo, y es mi deseo sincero
que no te pares aquí y pienses que nunca dominarás la técnica de la
"garganta profunda".
Sigue practicando esta lección. Conozco parejas que han dedicado diez meses
solo a esta lección. Sigue practicando esta técnica porque su práctica te
permitirá meterte la polla cada vez más profundamente en la garganta y
durante períodos más largos. Finalmente lo conseguirás. ¡Si verdaderamente
lo deseas podrás con ello!

LECCIÓN NUEVE
-------------
Vamos ahora con otra porción de la anatomía de tu pareja que no debería ser
olvidada - las joyas de la familia. Aquí tenemos dos objetos que pueden
incrementar las sensaciones de tu pareja más que cualquier otro. Mucha gente
no piensa en los huevos como objetos sexuales primarios. Muchos hombres son
extremadamente sensibles y como en la lección ocho ¡se necesita una cierta
cantidad de confianza entre los dos antes de que esté dispuesto a permitirte
el uso indiscriminado de estas dos perlas del placer!
Para la lección de hoy empezaremos lamiendo suavemente sus huevos con la
lengua. Mientras tu pareja se muestra más confiado puedes empezar a jugar
con sus pezones con tus dedos, incrementando o disminuyendo gradualmente la
intensidad mientras compruebas como responde. Puedes desear acariciarle la
polla con la mano mientras estás bañando sus huevos con la lengua.
Recuerda que los huevos con extremadamente sensibles al dolor y que él
perderá la fe en ti si no respetas los límites que establezca, de la misma
forma que tú tienes derecho a poner límites sobre tu garganta hasta que
estés completamente preparado para recibirle.
Es posible que una vez que te hayas ganado su confianza tomes sus huevos con
la boca. Será más receptivo a esto si los humedeces concienzudamente con la
lengua antes de tomarlos. A menos que tu pareja practique la nueva moda del
afeitado total del cuerpo tendrá pequeños pelos en los testículos. Dándoles
un baño completo de lengua antes de tomarlos en la boca presionarás estos
pelos contra la superficie de la bolsa y no provocarán dolor
inadvertidamente por tirar de ellos.
Esta puede parecer una lección corta pero ¡descubrirás un mundo enteramente
nuevo de sensaciones para tu pareja cuando te tomes un tiempo para conseguir
conocer sus testículos!

LECCIÓN DIEZ
------------
Dudaba si incluir esto en tu plan de estudios pero finalmente decidí que si
eres consciente del modo más seguro para aplicar esta técnica, mi
responsabilidad de darte las herramientas para ser el mejor comepollas que
puedas ser estaría satisfecha.
Analingus. Poner la lengua en su abertura anal. Chupar el culo.
Antes incluso de que te plantees hacer esto asegúrate de que tu pareja está
limpia. Recién salida de la ducha. Coloca un trozo de cinta Saran sobre el
culo. En ningún momento debería tu lengua entrar en contacto con la propia
superficie anal.
Para esta lección pon a tu pareja de espaldas con las piernas al aire y las
rodillas cerca de los hombros. Esto separará sus nalgas y te permitirá el
acceso al agujero de su culo.
Probablemente tienes la impresión de que la penetración del propio agujero
es necesaria para que tu pareja consiga disfrutar completamente de esta
técnica. ¡De eso nada, majo! Las terminaciones nerviosas alrededor del
propio ano no discriminan y también podrás ponerle a cien lamiendo tan
concienzudamente alrededor del área como si pegaras la lengua a su culo!
Como ocurre con algunas de las otras lecciones esta técnica no es suficiente
normalmente para hacer que se corra, pero creo que es importante conocer
todos los aspectos del cuerpo de tu pareja para darle el mayor placer que
puedas. Puedes encontrarte con que después de muchas horas de placer oral
necesitas otras áreas en las que concentrarte para darle la satisfacción que
merece.
El analingus es un estimulante poderoso y ¡cuando se combina con otras
actividades tales como la estimulación manual vigorosa de su polla provocará
una corrida rápida y poderosa!

LECCIÓN ONCE
------------
Para la mayoría de nuestras lecciones las únicas cosas que se requieren son
tú mismo, tu pareja y un condón. Quizá alguna venda Saran. Un guante de
plástico o dos. Bueno otro juguete que puede contribuir a aumentar el placer
es un minivibrador. Para esta lección puedes querer empezar con tu dedo.
Luego cuando tu pareja y tú estéis más acostumbrados el uno al otro puedes
encontrarlo un poco intrigado con respecto al vibrador y lo que puede hacer
por él.
Mientras se la chupas empieza un lento juego de búsqueda alrededor de su
culo. Muchos hombres son particularmente sensibles en esta área y reforzará
las sensaciones que tu boca, lengua y garganta le están proporcionando a su
polla sentir un dedo jugando con su culo. Cuando tu pareja se relaje y te
permita el acceso inserta suavemente tu dedo enguantado en su culo. Procede
lentamente a explorar las sensaciones aterciopeladas de los laterales de su
abertura.
Cuando el dedo esté completamente dentro de su agujero estarás en el área de
la glándula prismática. Aplicar un masaje a ésta con tu dedo producirá una
de las más deliciosas sensaciones que tu pareja haya experimentado nunca.
Recuerdo que había ido al médico para un reconocimiento físico la primera
vez que sentí esta sensación. Apenas pude esperar a llegar a casa y hacer
que mi pareja lo intentara conmigo de nuevo. Aunque era un poco embarazoso
correrse en la oficina del doctor ¡las sensaciones que el médico me produjo
inadvertidamente fueron tan fuertes que deseaba experimentarlas de nuevo una
y otra vez!
Un dedo enguantado es realmente todo lo que se necesita para esta lección.
Sin embargo algunos miembros del Club de Chupapollas de América me informan
que un minivibrador funciona excepcionalmente bien para este tipo de
estímulo. Tiene justamente la misma longitud que un dedo medio y debido a
las vibraciones que produce ¡las sensaciones contra la glándula prostática
resultan aún más amplificadas!
Si a tu pareja le gusta este tipo de estimulación debes descubrir entonces
que método le gusta más. Algunos hombres prefieren un movimiento de entrada
y salida con el dedo o el vibrador mientras que otros no. Personalmente
encuentro esto doloroso, demasiado parecido a una puñalada en la oscuridad.
Prefiero que el dedo o el vibrador se coloquen contra la glándula prostática
y se queden allí para hacer su trabajo. Sea cual sea el método que prefiera
tu pareja será ese el que deberías usar.
Otro punto. Cuando tu pareja se corra será tendencia natural expulsar de su
agujero el dedo o el vibrador. Los músculos del agujero estarán sometidos a
espasmos y todo lo que se encuentre en su camino será forzado a salir. Pero
para maximizar su placer no debes dejar que eso ocurra. Mantén el dedo o el
vibrador firmemente en su sitio, esto ayudará a estimular al máximo la
producción de esperma.
Mucha gente me ha preguntado acerca de un vibrador alrededor de la propia
polla. ¿Añade eso algo a la sensación o no?
Con mi pareja ocurre así, conmigo no. Esa parece ser también la opinión
consensuada de otros lectores de la FRENCH CUISINE MAGAZINE (REVISTA DE
COCINA FRANCESA). Sugeriría que puesto que en todo caso vas a tener el
vibrador a mano lo pruebes alrededor del pene. Cuando les estés lamiendo los
huevos. Cuando le estés lamiendo el agujero del culo. Si le va la marcha
siéntete libre de usar el vibrador alrededor de su polla y huevos. Si la
sensación le resulta odiosa obviamente no vuelvas a intentarlo.

LECCIÓN DOCE
------------
¡Hay veces en quieres hacérselo rápido! Siempre digo que los chicos del Sur
aprenden esto en primer lugar y luego amplían su repertorio a partir de ahí.
Pero como quiero que seas un experto en todos los aspectos del arte amatorio
oral he esperado deliberadamente hasta aquí para presentar esta técnica.
Difiere de la lección cuatro en que ahora eres un chupapollas más consumado.
¡Le encantará aún más si se da cuenta de que no es el único truco que sabes
hacer con tu boca!
Es una técnica muy simple y si entiendes la anatomía básica de la polla de
tu pareja la captarás fácilmente. Coloca los labios alrededor de la cabeza
de la polla de tu pareja y gira los labios húmeda y suavemente alrededor del
borde de la corona hasta la parte trasera de la cabeza de su pene. Esto no
requiere una gran habilidad de chupapollas y funciona simplemente porque es
el área que es más sensible en la polla de tu pareja.
No hace falta ser un chupapollas habilidoso. Todo lo que hace falta es que
encuentres el área más sensible alrededor de la zona coronal. Chupando esta
área de su polla continuamente provocarás una rápida y poderosa corrida. No
es necesario que subas y bajes la cabeza sobre su polla para hacérselo. Otro
uso de esta técnica es para ponérsela dura otra vez después de que se haya
corrido y pronto le tendrás rugiendo por volver a la carga.

LECCIÓN TRECE
-------------
No te sorprendas si te encuentras volviendo a esta lección durante unos
segundos. Discutimos brevemente al final de la lección 12 una técnica para
tenerlo de nuevo en activo si se ha corrido recientemente. Hoy, después de
que tu hombre se haya ido, nos concentraremos en algunas técnicas para
recuperarle. No solo para que se le ponga dura sino más bien para que se le
mantenga dura. ¡Lo suficientemente dura como para desear volver a correrse!
Después de que se haya corrido puedes necesitar otras técnicas para
mantenérsela dura y para mantenerle interesado. Muchos hombres (no todos
pero una buena parte de nosotros) se quedan exhaustos después de una sola
corrida y aunque es posible recuperar a tu pareja tienes un largo camino por
delante hasta hacer que se corra de nuevo.
Chupar la polla solo no es suficiente esta vez para ponerle a punto.
Necesitarás combinar algunas de las técnicas que has aprendido antes con tu
técnica básica de chupar pollas para estimular sus jugos para una segunda y
tercera ronda. No vaciles en la exploración de su cuerpo esta vez. Sus
pezones, sus huevos, el agujero del culo. Sus sobacos. Los lóbulos de sus
orejas.
Para la segunda corrida eres libre de meterte en su cuerpo y explorar todas
esas áreas eróticas que habías olvidado cuando te concentrabas
exclusivamente en su polla. El ombligo. Los dedos de los pies
Una de las cosas que encuentro más excitante sobre la segunda corrida es la
falta de expectativas que tienes de llevarle al clímax en el plazo de un
cierto tiempo. Tienes todo el tiempo del mundo para dar a todo su cuerpo un
baño de lengua completo. Puedes explorar su cuerpo sana y completamente y
realmente conseguir conocer el cuerpo en su totalidad ¡además de lo que ya
conoces de su deliciosa polla! Esto es meramente una señal de que te estás
convirtiendo en un verdadero "connoisseur" (conocedor, experto, en francés
en el original) de la carne de polla. Un título que estoy orgulloso de
ostentar.

LECCIÓN CATORCE
---------------
Soixante-Neuf. Sesenta y nueve.
El sesenta y nueve no es siempre la forma perfecta para proporcionar a tu
pareja satisfacción oral. Inadvertidamente uno de vosotros "descuidará" su
parte de la chupada de pollas para experimentar los sutiles placeres que el
otro miembro de la pareja le está proporcionando. Por esta razón lo he
incluido en la lección final. Mucha gente cree que la técnica de la
"garganta profunda" es lo último en placer que le puedes ofrecer a tu
pareja. Actualmente yo creo que lo es el sesenta-y-nueve.
Hecho correctamente y sin egoísmo, cuando los dos estáis sintonizados
completamente con los deseos más hondos del otro, el sesenta y nueve es lo
mejor. Pero debido al problema comentado antes en esta lección, la mayoría
de la gente lo practica demasiado pronto y se convierte en una experiencia
intensamente satisfactoria para uno de los miembros de la pareja a costa del
otro miembro. Cuando estéis totalmente acoplados cada uno a la longitud de
onda del otro descubriréis que este es el modo más eficaz de dar y recibir
placer. El elemento esencial es simple: ¡Ambos debéis ser consumados
chupapollas! Si tienes una pareja que no está en absoluto interesado en
comértela y solo piensa en recibir, entonces intentar el sesenta-y-nueve es
pedir infelicidad en vuestra relación.

TÉCNICAS
--------
Como editor de FRENCH CUISINE MAGAZINE (REVISTA DE COCINA FRANCESA) a veces
envío cuestionarios a nuestros miembros para saber más. Les pregunto sobre
sus deseos y sus formas favoritas de practicar sexo oral sano y saludable.
Aquí están algunas de las variaciones más populares del chupado de pollas.

EL ALETEO DE MARIPOSA
---------------------
La mejor postura para este movimiento muy sensual de chupado es arrodillado
sobre tu pareja. Si él está de espaldas arrodíllate entre sus piernas. O
arrodíllate frente a tu pareja mientras está en pie. Me gusta esta posición
porque la polla se siente más gruesa en tu boca y garganta y tienes libertad
completa para jugar con sus huevos mientras haces esta maniobra.
Esta técnica me fue presentada por primera vez por un chupapollas del norte
de California. Había un conocido teatro de películas en el centro de San
Francisco con un balcón oscuro. Un paraíso para chupapollas. Y este tío nos
lo había preparado. Sabías por los gemidos que emiten las gargantas de los
tíos a los que les están chupando la polla que este tío era ese uno entre
mil que sabía como agradar a una variedad de carne fresca de polla. Me
sentía tan bien que le estudié detenidamente mientras estaba chupando polla.
No solo observé a los tíos que estaban recibiendo el chupado radical, sino
que me acerqué a la polla y observé como maniobraba a su alrededor. Creaba
la presión de vacío básica sobre la polla pero solo la suficiente para
empujarla dentro de su boca muy ligeramente.
Con los labios rodeando firmemente la gran cabeza y el dardo de la hinchada
polla del tío chasqueaba suavemente la punta de la polla con su lengua. Con
los labios abiertos alrededor de la polla hasta una profundidad en que podía
tocar la punta de la polla con la punta de la lengua. Con los labios
alrededor del dardo hacía un movimiento de arriba abajo con la lengua. Hacía
revolotear la lengua de arriba abajo en la punta de la polla. Te recomiendo
que lo pruebes. Tendrás a tu pareja de "Aleteo de Mariposa" de vuelta a tu
boca a cualquier hora que lo desees. Tras varios minutos de esto sigue con
la chupada básica de vacío.

EL TRAZADO DEL OCHO
-------------------
Prueba esta opción cuando ya estés cómodo con la chupada básica al vacío y
te hayas acostumbrado a su polla profundamente en tu boca y garganta. Se
garantiza que le dejarás sin aliento. Con los labios rodeando firmemente el
dardo de la polla intenta alcanzar muy lentamente la base del dardo o todo
lo cerca de ella con lo que estés cómodo. Tu nariz debería estar enterrada o
al menos tocar el vello púbico de la base de la polla.
Traza un ocho con la nariz como si el ocho estuviera tumbado de costado. El
movimiento de trazado del ocho debe ser de entre tres y cuatro pulgadas (7,5
a 10 cm) de largo. Recorre lentamente el dardo de la polla hasta la cabeza,
haciendo el movimiento de trazado del ocho. Sigue haciendo este movimiento y
deja que tus labios viajen con firmeza de arriba abajo por el dardo de la
polla. Hazlo durante todo el tiempo que puedas. Créeme, tu hombre estará
flotando en órbita mientras sus sueños salvajes de la mejor mamada se
convierten en realidad.
Debo el crédito por ésta, la técnica más erógena, a un miembro del "Club de
Chupapollas de América" que vive en Oregon. Él y su pareja estaban de
vacaciones al Sur de California y me hicieron una breve visita. Después de
verle como hacía que su pareja subiera al cielo mientras le hacía el Trazado
del Ocho ¡me lancé al dormitorio y lo perfeccioné sobre mi propia pareja!
Cuando estés cansado del movimiento redúcelo y vuelve a la chupada básica al
vacío.
Para entonces estarás cada vez más confiado con tu pareja. Su polla se
sentirá divinamente mientras te llena la boca y la garganta. La polla se
pondrá cada vez más dura y más caliente mientras tu boca y garganta, húmedas
y cálidas, crean fricción subiendo y bajando por esa grande y maravillosa
polla. Es el momento de enfriar su herramienta un poco con esta técnica.
¡Le di pleno crédito por mi mismo a esto! Desde la época en que me acerqué a
la pubertad estaba fascinado por las pollas. Grandes, pequeñas, cortadas,
sin cortar, torcidas, derechas. De todas las formas, de todos los tamaños.
¡Quería sentirlas bajar por mi garganta!
Combina este amor básico a chupar pollas con un miedo innato de no ser capaz
de tomar la polla y satisfacer completamente al cliente y podrás imaginar
como me sentía. Necesitaba una técnica que sintiera bien en la boca y que
hiciera que mi pareja se sintiera bien. Aquí está a lo que llegué:
Baja por el dardo de la polla todo lo que puedas y te resulte cómodo. Todo
el rato tus labios deben pegarse firmemente alrededor del dardo. Abre la
boca todo lo que puedas y aspira todo el aire que puedas retener en los
pulmones. Mientras aspiras el aire deja que tu boca ascienda hasta la cabeza
de la polla. Tu movimiento acariciador hacia arriba debería terminar en la
cabeza de su polla justo cuando tus pulmones estén llenos de aire. Ahora con
la boca todavía abierta deja salir lentamente el aire de tus pulmones a
través de la boca mientras tu boca abierta viaja de nuevo hacia abajo por el
dardo. Esta técnica enfría la polla en el movimiento ascendente y la
calienta con tu aliento cálido en el descendente. Haz este movimiento todo
el tiempo que quieras y luego vuelve al método básico de chupada al vacío.

¡FELICIDADES!
-------------
¡Lo estás haciendo bien y a él le gusta! Manténlo arriba todo el tiempo que
te resulte cómodo. Para añadirle placer y darte algo con que jugar alcanza y
acaricia sus huevos. O sube un poco más y juega con sus pezones. Esto le
dará algo en que concentrarse para que su polla no reviente todavía. Si
notas que está a punto de correrse deja lo que estés haciendo y permite que
se enfríe unos minutos. Después de todo te lo estás pasando bien y quieres
disfrutar de su polla todo lo que puedas hasta que estés cansado de ella.
¡Luego le dejarás que reviente la polla! Pero todavía no. A él le gusta
demasiado y quiere que dure todo lo que tú puedas.

EL CÍRCULO
----------
Coloca su polla tiesa dentro de tu boca pero no aprietes los labios
alrededor del dardo. Inicia un movimiento circular con la cabeza. La polla
se deslizará a distintos sitios de tu boca mientras continuas con el
movimiento circular. Vigila tus dientes.
Una posición de rodillas será suficiente pero también es eficaz cuando tu
pareja está sobre su espalda y tu cabeza está directamente sobre su polla.
El círculo debe ejecutarse en los dos sentidos horario y antihorario de una
forma deliberadamente lenta.

LA LAMIDA DEL PIRULÍ
--------------------
Con tu hombre sentado en posición elevada y tú de rodillas frente a él
levanta su polla dura para dejar ver sus huevos. Con la lengua localiza la
parte de debajo de sus huevos. Ahora, mientras descansan en tu lengua
húmeda, lame en movimiento ascendente hasta la misma punta de su polla. Se
permite utilizar las manos en esta técnica. Es mejor aplicar esta técnica
varias veces seguidas - como si estuvieras chupando un pirulí o un cucurucho
de helado.

Como hacer a tu hombre la mejor mamada de su vida
-------------------------------------------------
Por Elvis Little
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* Parte Uno: Filosofía
*
* Parte Dos: Una discusión de técnica
1. Espera...nza
2. Succión, dientes, y otros detalles mecánicos

3. La mano
4. "Tragar"
5. El perineo
6. Juego anal
7. Ayuda química

* Parte Uno: Filosofía
--------------------
*
* ¿Cuál es el secreto de la mamada? Mejor preguntar como jugar en el mercado
de capitales o por qué Michael y Lisa Marie, o como un dios justo pudo crear
un universo que contiene grandes cantidades de sufrimiento - las respuestas
son más simples y requieren menos ilustraciones imposibles en ASCII. Pero
habiendo estado en el extremo dador y receptor de unas cuantas mamadas en mi
vida, y comprendiendo la importancia de la cuestión, daré mi propia
respuesta.
* La pregunta se ha hecho desde que existen palabras para las partes del
cuerpo involucradas, y todavía se hace porque aún no se ha encontrado una
respuesta satisfactoria. Cierto, se han escrito manuales de sexo con
secciones, capítulos, volúmenes sobre la mamada, pero los asuntos de la
materia tal como se explican en estas enciclopedias de técnica solo equipan
al lector para pintar con números en una paleta en la que se necesita más
arte que este.
* Los textos religiosos han, cuando no silenciado completamente el asunto,
intentado referirse a la mamada en términos espirituales, holísticos.
Desgraciadamente, el éxito de estos métodos requiere habitualmente una
adhesión completa a todo el paquete de doctrinas religiosas que los
acompañan, y así resulta inútil (o peor que inútil) para la mayoría de
nosotros.
* El consejo común válido para todo - "Bueno, ¡pregúntale simplemente lo que
le gusta!", es con mucho más imperfecto de lo que insinúan los habituales a
los clichés. Esto por dos razones: Primero, un hombre a menudo es
insuficientemente consciente de, y casi siempre insuficientemente coherente
para, tratar sobre las cualidades que hacen que una mamada sea más
satisfactoria; Segundo, incluso si un hombre lo hubiera investigado y
articulado suficientemente, tendría tal miedo que le impediría revelar la
verdadera profundidad de su conocimiento.
* ¿Qué estás intentando decir? Oigo que estás diciendo. ¿Puede estar
diciendo realmente que un hombre que sabe que puede resultar instructivo
enseñando a su pareja a llevarle a nuevas alturas de éxtasis mediante sexo
oral esconderá ese conocimiento por miedo? ¿Miedo de qué?
* Está bien que lo preguntes, porque es el tipo de conocimiento que te
ayudará, y el tipo de conocimiento que no encontrarás en enciclopedias de
perversión, ni descubrirás interrogando a tu amante. Si ha disfrutado de una
buena mamada, y si sospecha que las alturas a las que puede llevar este
placer si el continuo de mamada a buena mamada a mejor mamada, continúa como
él sospecha, temerá las siguientes cosas:
* 1. Temerá ser poseído
* 2. Temerá hacerte daño
* 3. Temerá el dolor
* 4. Temerá la muerte
* Déjame que las explique una por una. Todos los animales, humanos
incluidos, buscan el placer y huyen del dolor. Placer y dolor son la
realimentación que nuestros cerebros reciben del entorno para enseñarnos y
guiarnos para orientar nuestras vidas de la manera que conduce a la
supervivencia y propagación de los genes que han trabajado tanto para darnos
la capacidad de sentir placer y dolor.
* Debido a la sofisticación del cerebro humano, los humanos anticipan el
dolor y el placer, confeccionan escenarios imaginarios y especulativos y
hacen análisis coste/beneficio para maximizar la felicidad a largo y a corto
plazo, y minimizar el dolor correspondiente. La sofisticación de nuestros
algoritmos, y la dificultad inherente al ajuste fino y segunda estimación,
conduce a mucha de la angustia asociada a la condición humana, pero también
a mucho de lo que consideramos único y honorable sobre nuestra especie.
* Pero, como muchos de los algoritmos tramados genéticamente para nosotros a
lo largo de milenios, este tiene un fallo. De la misma forma que pese a que
nuestra visión ocular sea digna de mención y nuestras visiones del mundo
sorprendentemente precisas, todavía puedan darse ilusiones ópticas que nos
muestren cosas que no están allí, nuestro sistema de control del placer y el
dolor puede ser confundido por ciertos casos raros y patológicos.
* El caso de libro de esto son los animales con electrodos implantados en el
cerebro que estimulan directamente los centros de placer. Estos animales
estarán presionando continuamente una palanca que active estos electrodos,
abandonando cualquier otra ocupación, incluida la manutención, hasta su
eventual desmayo y muerte.
* Esto se imita en los seres humanos en el comportamiento autodestructivo de
(por ejemplo) los bulímicos, cleptómanos y adictos a la heroína. ¿Qué será
capaz de hacer un adicto para detener el sufrimiento del síndrome de
abstinencia? Preguntad mejor ¿qué no hará? Es como si los controles de
placer y dolor, que resultan tan fiables en la protección del cuerpo y la
psiquis de los peligros del mundo, hubieran sido capturados por alguna
fuerza externa y obligados a servir al demonio.
* Es este tipo de posesión lo que teme tu amante, la que incrementaría el
placer no mucho más allá de las alturas que ya ha experimentado, encontrará
que su autocontrol le ha abandonado completamente, que la compleja ecuación
de deseo y prudencia y el peso de los placeres a corto y largo plazo, se han
reducido a un único término, habiéndose elevado el exponente de ese término
hasta que los otros elementos de la ecuación se han rendido y aplastado.
* ¿Qué diré? ¿Chillaré? ¿Gritaré? ¿Romperé algo? ¿Haré promesas que no pueda
mantener? ¿Cuál de las cosas queridas no seré capaz de sacrificar para hacer
que el placer no se acabe?
* Este temor es real, pero es manejable. Envuelve dos cosas: Una confianza
adquirida y la esperanza del orgasmo. La confianza significa que el hombre
debe creer que diga lo que diga, 'sin embargo se mueve', incluso aunque
perdiera el control de sus intestinos o sangrara por la nariz o pasara la
mano a través de la pared, las consecuencias serán menores, y el aplicador
de la mamada no reaccionará con asco, temor o miedo. Díselo claramente, "No
me tomo muy en serio nada de lo que me dices mientras te la estoy chupando."
Esto quitará algo de la presión. También es mejor hacer la mamada en un
sitio donde haya pocas posibilidades de hacerse daño a sí mismo o a cosas de
valor que puedan tirarse, y donde los gritos de placer no signifiquen un
problema social.
* La segunda manera de mitigar este temor es mostrar a tu amante que eres
capaz de llevarle al orgasmo con la boca. No tiene que ser una tremenda
mamada ni un tremendo orgasmo. Lo importante es hacer la demostración de que
la capacidad de liberación durante el sexo oral existe.
* Para los hombres, la posesión del controlador de placer-dolor por parte de
un único y poderoso placer (en este caso el sexo oral) tiene una válvula de
escape incluida. Esto es causa de gran alivio. Si no fuera este el caso es
posible que ningún hombre permitiera ser puesto en peligro por la
posibilidad de una mamada fenomenal. Después del orgasmo, mientras la
estimulación del pene puede todavía ser placentera, el deseo acompañante de
más, más, más sin pausa ni detención, más, se desvanece completamente, la
relajación y el alivio sustituye la aprensión y la excitación.
* La creencia de que la liberación que supone el orgasmo es posible aminora
el temor a la posesión, al fin y al cabo, piensa tu amante, mi autocontrol
volverá, y lo que obtengo a cambio por habérselo prestado al demonio habrá
valido la pena.
* El segundo temor está muy relacionado con el primero, pero debido a que es
más difícil para ambos, tú y tú amante, manejarlo se tratará de forma
separada. Se trata del temor que tu amante tiene de herirte o hacerte daño
en algún momento en el transcurso de la mamada.
* Es fácil imaginar que puesto que el cuerpo y el alma se hacen más esclavos
de la consecución del placer, las contracciones musculares involuntarias que
llevan a las embestidas de las caderas, por ejemplo, pueden llevarle a
profundizar con su pene en tu boca, provocándote náuseas o asfixiándote, o
incluso astillándote los dientes contra su hueso púbico. Quizás te saque de
la cama de una embestida, te tire contra la pared, te estruje con sus muslos
tan fuertemente que te rompa las costillas.
* ¿Y quien puede decir que no lo hará?
* Este es un temor que tienes que vencer además. Preguntabas como hacer la
mejor mamada, pero ¿preguntabas como podrían ser las consecuencias?
* Él también teme (aunque pueda no admitirlo ni siquiera para sí mismo) que,
como pierde el autocontrol y se entrega completamente al placer, pueda ser
capaz, poseído como está por el diablo, de violarte violentamente para
satisfacer su lujuria. Es improbable, dices, que el hombre dulce que te
estás trabajando se vuelva contra ti de esa manera. Probablemente él también
piensa así, pero se pregunta si quizás hay una línea que todavía tiene que
cruzar tras la cual no sabe nada de los límites de su comportamiento.
* Has leído las estadísticas sobre violaciones, y él también, y quizás sea
uno de los de las estadísticas, y teme que pueda volver a ocurrir. Y quizás
no sea uno de los de las estadísticas, pero se pregunte si hay un violador
en su interior que solo necesita un incentivo suficientemente poderoso para
emerger.
* Quizás lo encuentres excitante. Eres un compañero complaciente y quieres
arriesgarte a liberar el animal salvaje en tu hombre. Pero piensa un momento
en lo que él quiere. Quizás tenga esa bestia en su interior, pero quizás la
creencia de que está lejos del mal sea preciosa para él. ¿Estás preparado
para mostrarle su lado oscuro y soportar como lucha con el golpe a su
autoestima que resultará?
* Es con este poderoso "yuyu" con el que estás jugando aquí. Recuerdo el
experimento psicológico en que se hacía un falso test psicológico en el que
un sujeto se conectaba a una máquina en una sala, a otro sujeto se le daban
los controles de la máquina. La máquina supuestamente estaba diseñada para
suministrar niveles variados de dolor como realimentación negativa cuando el
primer sujeto hacía algo incorrectamente.
* Sin embargo el primer sujeto estaba compinchado con los diseñadores del
test y no sufría realmente ningún dolor sino que se limitaba a gritar como
si el dolor fuera real, suplicando incluso que le liberaran de la máquina.
El sujeto que tenía los controles, aunque fuera muy consciente de que sus
acciones provocaban dolor activaba el controlador y apretaba el botón
repetidamente según las instrucciones de las personas de las batas blancas.
Un porcentaje de sujetos, preocupantemente alto si mantienes la creencia en
la bondad innata de tu compañero, mantenían el regulador todo el tiempo en
diez.
* Este test estaba diseñado para mostrar que si el holocausto fuera un
proyecto en marcha aquí y ahora, la mayoría de nosotros se uniría a las
multitudes que tirarían de los trenes cargados de enemigos del estado,
preguntando solamente cuando llegarían los cheques de la paga y cuanto
tiempo tenían para comer.
* Pero, con todo lo por encima del bien y del mal que los diseñadores del
test se las arreglaron a estar para llevar a cabo este examen ético, creo
que hay mucho de lo que tienen que responder. Mostraron a mucha gente que en
lo profundo de su interior son unos buenos pequeños nazis. ¿Y ahora qué?
¿Alguna sugerencia? "Señor, acabamos de demostrar que a petición de la
autoridad usted está dispuesto a torturar a sus compañeros de especie. Que
pase un buen día. Adiós."
* Pero ¿qué tiene todo esto que ver con el sexo oral? Oigo que alguien al
fondo de la sala pregunta a la persona de la mesa contigua. Pensabais cuando
hicisteis la pregunta que como respuesta escucharíais una discusión sobre la
topología del glande del pene, un debate "tragar o no tragar", quizás un
catálogo de agentes lubrificantes o aromáticos. Pero ¿una discusión sobre
moralidad, espiritualidad, ética, miedo? ¿Dónde encaja esto?
* Estoy tratando del miedo porque el obstáculo a una mamada monumental es
solo técnica cuando el inepto y descuidado, o estos que creen que el único
"secreto de la mamada" es que tiene un nombre incorrecto, todavía están
incluidos en la discusión. Alguna de las mejores mamadas que he recibido
fueron de una virgen que nunca antes había visto una erección y era tan
ignorante sobre sexualidad que me preguntó con miedo, vergüenza e
impresionada por qué su vulva se estaba humedeciendo durante nuestras
sesiones de sobeteo. La experiencia y la técnica separan las malas mamadas
de las buenas, y ayuda, ciertamente, a conseguir una buena mamada, pero una
mamada sublime es cosa de magia, no de carne.
* Así que vuelvo al miedo, la emoción primaria. El tercer temor es el temor
al dolor. No al dolor que pueden causar inadvertidamente los movimientos
involuntarios de éxtasis al empujar los miembros contra los barrotes de la
cama, y no (excepto en casos excepcionales y desafortunados) al miedo de que
le harás daño en los genitales con los dientes, sino al dolor provocado
porque el placer alcance nuevas cimas e inunde el cerebro con sensaciones
indiferenciadas que pueden, de forma totalmente accidental, tropezar con
bolsas de dolor.
* Quizás tu amante mantiene una preocupación profunda y secreta, habrá
alguna transición de fase cuando el placer se eleva tras un cierto umbral y
cristalizará como dolor, pero dolor disfrazado con ropaje de placer y
llevando dentro la misma compulsión para hacerlo seguir y aumentar. Estaré
pidiendo más aunque me desgarre por dentro como el fuego.
* La estrecha frontera entre el dolor y el placer, una frontera tan delgada
que a veces parece más bien un eje sobre el que gira un continuo
placer-dolor, ha sido lo bastante remarcada en la literatura mundial para
que puedan reverenciares por doquier partes interesadas. Probad por ejemplo
en la tropa de alt.sex.bondage.
* Pero ¿con quién puede él discutir de su miedo al dolor? ¿Con sus amigos?
"Me da miedo que me hagan una mamada tan buena que me duela." "Je, je... ¡Ya
querría yo tener esa suerte!" ¿Con su amante? "Me da miedo que me lance al
dolor." "¿No confías en mí, en que no te haré daño?" No, este miedo secreto
es solo suyo. Nunca puede compartirlo, y solo él puede vencerlo. La
paciencia y la confianza pueden ser tus únicas aliadas.
* El cuarto temor, el miedo a la muerte, es el más difícil de creer, y es
difícil explicarlo de una forma que lo haga creíble. Seguramente la objeción
salta a la vista, nadie ha muerto de una mamada, ¿verdad?
* No que sepa este investigador. Pero si el miedo solo fuera el resultado de
la lectura de tablas de riesgos como alguna especie de contable de compañías
aseguradora y del reparto de un apropiado buen pedazo de aprensión, no
estaría tan extendido como está.
* No es que sea universal. Parece florecer en los hombres solo cuando
empiezan a paladear las cimas del éxtasis sexual, de manera que cuanto más
se consumen los frutos de la lujuria, más desarrollada está la intuición de
que una confrontación con la mortalidad es el postre para ésta, la más
apetitosa de las comidas.
* No es la expiración del cuerpo físico, ni la muerte misma, sino una
colisión frontal con la debilidad del cuerpo animal y la profundidad de la
eternidad. Los franceses llaman al orgasmo la "pequeña muerte", pero ésta es
solo una descripción de una de las experiencias que sugiere esta intuición,
metáfora de la experiencia, no una descripción de la intuición misma.
* No hay nada de "pequeño" en ella. Cada uno de nosotros tiene pretensiones
de inmortalidad, creencias de que lo que es esencialmente verdadero, sólido
y único respecto a cada uno de nosotros está, de alguna manera, desconectado
del animal en que vivimos. El abandono sexual es en gran manera un abandono
de esta pretensión, una identificación del yo con la piel, la carne, el
sistema nervioso. Hasta ahora tu amante había mantenido, en los momentos de
su abandono más completo, un rastro de migas de pan que conducían de nuevo
al alma que imagina que es. Pero teme que cuando el viento se agite en el
caótico remolino
del abandono sensual total, el rastro se borrará, y se quedará identificado
solamente con su cuerpo, su cuerpo mortal, ese decadente animal que en unos
pocos años empezará un proceso de duración eterna, de ser esparcido por los
vientos de la entropía.
* Es como el vértigo, este rechazo que siente cuando se aproxima a esta sima
del tiempo en la que se imagina caer y desintegrarse hasta que la historia
termine. Es incapaz de vencer este miedo, y tú no puedes ayudarle. Solamente
puede sentirlo, y agitarse interiormente, y seguir de todos modos. Este es
el secreto de la sexualidad tántrica, en la que la eliminación del ego
ocurre precisamente de esta manera. A los otros miedos debes respetarlos y
honrarlos, pero a este solo puedes respetarlo.
* Creías que estabas haciendo una pregunta sencilla, merecedora de una
respuesta sencilla. Ahora que sabes contra que luchas ¿todavía te pica la
curiosidad? Ahora que he presentado una introducción a lo que es más
importante tener presente cuando se persigue la mamada perfecta, empezaré en
la segunda parte a discutir los aspectos mundanos de la técnica que pueden
ser de ayuda.

Parte Dos: Una discusión de técnica
-----------------------------------
por Elvis Little
Traducido por GGG, noviembre de 2002

* (Si no has leído todavía la parte uno, realmente deberías hacerlo. Es mi
parte favorita - E.L.)
* Hay un peculiar principio de incertidumbre en lo que respecta al análisis
subjetivo de la mamada que hace especialmente problemática la discusión
técnica. El principio dice lo siguiente: La capacidad de un hombre para
analizar con precisión y en profundidad la causa de un estímulo sexual es
inversamente proporcional al poder de ese estímulo. O, en otras palabras,
cuanto mejor te sientas menos capaz serás de prestar atención a qué es
exactamente lo que hace que te sientas tan bien.
* Así que, mejor que ser demasiado específico en la técnica (y qué técnicas
son mejores varía de un hombre a otro, en todo caso), me limitaré a
compartir algunas cosas que he aprendido, incluyendo observaciones generales
que he ido recogiendo de vez en cuando mientras lo hago.
* Probablemente la mejor manera de aprender los detalles técnicos es
practicar frecuentemente y con tantos hombres como te sientas cómodo
practicando. Pon atención especial a la respuesta que recibas de ellos
(gemidos, jadeos, movimientos del cuerpo), y estimula la respuesta precisa.
Un hombre puede, por alguna razón, producir respuestas que no están
relacionadas con sus sensaciones actuales. Puede estar ahogando la expresión
de vergüenza o timidez, o puede estar exagerando su placer como medio de
agradecértelo o como un cumplido. Haz lo que puedas para mostrar a tu amante
que valoras su respuesta natural y exacta. A continuación varía la técnica
recorriendo todo el mapa y observa donde están los oasis del paraíso.
* Sin embargo hay que hacer una advertencia. Es posible estimular a un
hombre de tal manera que resulte irritante, lo puede designar como
"demasiado bueno" o "demasiado sensible". No es una forma sutil de decir
"¡acabas de encontrar el punto exacto!" Debería ser tomado literalmente como
algo a evitar. De la misma manera que las patatas fritas saben bien con un
poco de sal pero volcar un puñado de sal sobre ellas no hace que estén
mejor, "demasiado sensible" no es mejor que "sensible". La razón por la que
saco esto en este punto es que si por alguna razón tu amante es vergonzoso
para hablar de sexo o habitualmente no se comunica durante el juego sexual,
los jadeos y espasmos que acompañan a estos toques "demasiado sensibles"
puede imitar los jadeos y espasmos que estás intentado descubrir. Así que
estáte alerta.

* Los puntos que me gustaría presentar en esta discusión técnica son:
* 1. Espera...nza
* 2. Succión, dientes, y otros detalles mecánicos
* 3. La Mano
* 4. "Tragar"
* 5. El perineo
* 6. Juego anal
* 7. Ayuda química

* Espera...nza
------------
* Te maldecirá, pero te agradecerá más tarde, si visitas la mayor parte de
su cuerpo con la lengua, deteniéndote de vez en cuando, pero solo
brevemente, en su pene, mordiendo sus pezones, besando la parte interna de
sus muslos, tomando un testículo cada vez en tu boca, alimentando la
esperanza durante un rato antes de lanzarte a un asalto oral pleno.
* No sé por qué es así, solo que así es. Alimentar la esperanza (parecido
pero distinto a excitar) es un elemento importante en La Mejor Mamada.
* Esto se puede llevar demasiado lejos. En el fenómeno de los "huevos
azules" el hombre tiene una erección durante tanto tiempo que le llega a
doler el pene, y el techo del posible placer cae hasta un punto donde
incluso la mejor técnica solo conseguirá un orgasmo simplemente
satisfactorio. No es demasiado difícil encontrar un punto medio. El tiempo
necesario para "alimentar la esperanza" no es realmente tanto, mientras que
el tiempo requerido para poner los "huevos azules" es claramente mayor.

* Succión, dientes y otros detalles mecánicos
-------------------------------------------
* A estas alturas ya sabes, estoy seguro, que no hay mucho "soplido"
involucrado en una mamada (N. del T.: hace referencia a la palabra inglesa
para la mamada, "blowjob", literalmente "trabajo de soplar"), pero puede que
no estés seguro de cuanta "chupada" se necesita para hacer una mamada a
alguien. ¿Está realmente involucrado el chupar, o es suficiente la presión
de los labios y la lengua para hacer el trabajo?
* No es necesario chupar, pero puede ser una mejora si se hace bien (y esto
es precisamente cuestión de destreza). Si se usa bien lo de chupar una mayor
superficie del pene está en contacto con una mayor superficie de la boca,
carrillos y lengua y con más presión, lo que puede ser una Buena Cosa. Si
puedes chupar con los carrillos de manera que crees una almohadilla para
mantener los dientes alejados del pene mucho mejor.
* Es difícil hacer una mamada sin que tus dientes entren en contacto con su
erección, pero eso es lo ideal. Un cierto contacto, ocasional, no es muy
malo, y no se derriba ninguna bandera, pero un exceso de dientes distrae
tanto como para hacer que toda la empresa no valga la pena.
* Prueba distintas posiciones y situaciones hasta encontrar la que te
permita tomar en la boca lo más que puedas de su erección sin rozarla contra
los dientes. Puede necesitar unos cuantos intentos encontrar la posición
mejor para ti, pero apuesto que no se quejará de que quieras volver a
experimentar.
* Una posición es mejor si permite que tu lengua descanse contra la parte de
debajo del pene (la parte alejada del cuerpo cuando el pene está erecto).
Donde el glande se junta en una hendidura en esa parte es quizás la zona más
sensible del pene (otra nominada es la cercana a la ranura del pis, o
apertura uretral), y es una parte que debería recibir la mayor atención de
la lengua durante el sexo oral.
* La mayoría de tu mamada consistirá probablemente en lamer la cabeza del
pene mientras está en tu boca, y menear la boca arriba y abajo sobre el par
de pulgadas (5 cm) superiores del pene, pero puede ser agradable alternar
esto con la profundización del pene en la garganta y con sacar el pene de la
boca, unido al uso de la lengua por toda la cabeza y el dardo.

* La Mano
-------
* ¿Se debe usar la mano? Este es un tema arduo. Es un compromiso entre la
calidad y la frecuencia del orgasmo por felación. Puede ser muy difícil
llevar a un hombre al orgasmo con la boca. Habitualmente supone mucho más
tiempo que el follar o hacer una paja. Y para mucha gente el aguante y la
capacidad de mantener la boca abierta tanto tiempo es deficiente.
* Un compromiso es mantener el movimiento de la boca justo sobre la cabeza
del pene, mientras se hace una paja con la mano más abajo de lo normal sobre
la base
del pene (para que no te aporrees los labios en el movimiento ascendente).
Esto produce el maravilloso placer de tener la cabeza del pene en la boca,
mientras al mismo tiempo es más fácil para la persona que hace la mamada al
no requerir tanta profundidad en la penetración oral y al acelerar el
orgasmo.
* Mientras que esto es ciertamente agradable y excelente en ocasiones, y se
recomienda vivamente, no es realmente una mamada. No es la evocación de un
orgasmo oral, sino el añadido a una paja de la estimulación oral. No está
realmente en el mismo rango.
* Entonces ¿deberías usar la mano? Sí, desde luego, si a los dos os gusta.
Pero no, si estás intentando hacer a tu hombre la mejor mamada de su vida.

* "Tragar"
--------
* Puede que hayas notado que se habla mucho, cuando se trata de las mamadas,
sobre "tragar". Algunas personas lo hacen, algunas no lo hacen. Las que lo
hacen son, generalmente, preferidas, o al menos apreciadas especialmente.
* "Tragar" es en realidad un término inapropiado. De la misma forma que las
mamadas no tienen nada que ver con "soplar" (N. del T.: ver la nota
anterior), "tragar" no se refiere realmente a engullir una carga de semen
por la garganta. Es una palabra clave. Cuando te preguntan "¿te lo tragas?"
lo que realmente significa es, "¿seguirás haciéndome el sexo oral mientras
eyaculo o apartarás la boca en ese punto?" El que te lo tragues o lo escupas
después de llenarte la boca con la corrida no es la cuestión.
* Hay dos razones por las que esto tiene interés. La primera y más obvia, si
has estado llevando a un hombre al orgasmo con la boca, haber quitado la
fuente de tan agradable sensación en el pico del orgasmo es un poco
frustrante, y reemplazar la suave y cálida humedad chupadora con una paja de
última instancia es un pobre sustituto (siendo pobre un término relativo
aquí).
* Segundo, si eres de los "no tragadores" el hombre se sentirá generalmente
obligado a avisarte después de haber pasado el punto de eyaculación
inevitable, a modo de cortesía hacia ti, para permitirte apartar la cara a
tiempo de la zona de impacto. Pero para el hombre establecer un control
mental para este propósito significa que no puede sumergirse totalmente en
la mamada, sino que debe permanecer parcialmente ajeno a ella, observando
objetivamente, preparado para levantar la bandera de advertencia. Esto
también quita atractivo a la experiencia.

* El perineo
----------
* El perineo merece una nota al pie aquí, porque está sorprendentemente
infrautilizado. Es la zona de carne situada entre el ano y el escroto.
Representa una continuación de los tubos que forman el pene y se inundan de
sangre durante la erección.
* Aplicar presión al perineo durante una erección causará un efecto similar
a apretar el centro de un globo: el resto del globo se inflará más.
Similarmente cuando se presiona el perineo se empuja la sangre hacia el
resto del pene, provocando que el glande (cabeza) crezca más y que más de
sus terminaciones nerviosas sean expuestas a tu lengua. ¿Captas la idea?
* Date cuenta de que el truco no consiste simplemente en mantener la presión
en el perineo. Se debe aplicar presión, luego liberarla, luego aplicarla de
nuevo y así. También, que si tienes las uñas largas ¡no debes usar las
puntas de los dedos para hacer la presión!

* Juego anal
----------
* He topado con poca gente que no aprecie que le metan a fondo la lengua en
el culo, y no soy una excepción. Desgraciadamente existe un tabú ampliamente
extendido que impide que mucha gente explore el placer de ser cosechado en
esta parte del cuerpo.

* La penetración anal (mediante consolador, dedo, o pene, si eres macho y
flexible) es un añadido bienvenido para muchos en una mamada, y la lamida
del ano (rimming: contacto oral-anal, analingus) puede ser realmente
delicioso y debería ser considerado como uno de los elementos en La Mejor
Mamada Que Nunca Ha Tenido. Si eres remilgado respecto al "rimming",
aplícale un lavado concienzudo con agua y jabón, y prueba tal vez con una
pizca de miel para hacer que el sabor sea especialmente agradable.
* Un posible efecto de la penetración anal es la estimulación del glande de
la próstata. Este glande se encuentra justo en la parte delantera (hacia el
vientre) del recto, a unas pulgadas por dentro. Puede ser placentero por sí
solo, e incluso un poco molesto, pero en cualquier caso tiende a aumentar la
potencia (y la salida de fluido) del orgasmo.

* Ayuda química
-------------
* Alguna gente confía enteramente en las sustancias psicodélicas, otros
dicen que el MDMA (éxtasis) es la clave. Los "poppers" (amil nitrato y
sustancias relacionadas) tienen sus incondicionales también. Mi
recomendación más entusiasta es para la marihuana. No es un afrodisíaco en
el sentido de un droga que despierta el deseo sexual cuando no existe, o que
proporciona la erección cuando se desea una erección, pero la marihuana es
una droga que realza la experiencia sexual, transformando metafóricamente un
bocadillo (sandwich) en un
bocadillo de hombre (manwich).
* Desde luego la marihuana afecta de forma diferente a personas diferentes,
y los efectos colaterales (que pueden incluir somnolencia, iluminación o
cárcel) pueden quitar atractivo a su propia vía de la experiencia sexual.
Sin embargo, si no la has probado, recomiendo vivamente un poco de
experimentación. Tanto el dador como el receptor pueden beneficiarse de sus
efectos.

Notas sobre la "Garganta Profunda"
----------------------------------
Por Amanda670
***@aol.com
2 de diciembre de 1995 de alt.sex.wizards
Traducido por GGG, noviembre de 2002

Copyright Amanda Nordstrom, 1995. Ninguna parte de este artículo puede
reproducirse, publicarse o emitirse de ninguna forma, incluido el hacerlo
accesible en sitios web, sin el permiso escrito expreso del autor.
***@aol.com

Cuando se publicó mi nombre hace varias semanas recibí una avalancha de
correos preguntándome sobre las técnicas de "garganta profunda". Algunos me
habéis considerado una autoridad, lo que es una estupidez. No me considero
una autoridad y nunca he pretendido que lo sea. Simplemente adoro el sexo
oral y estoy dispuesta a compartir mi experiencia para que otros puedan
beneficiarse.
La mayoría de vosotros está buscando una solución mágica para superar las
náuseas y la incomodidad. Tumbándoos sobre la espalda, aplicándoos algún
agente anestésico o un lubrificante, respirando de forma diferente, mediante
autohipnosis, esperáis encontrar una respuesta fácil a lo que parece un
problema tan insuperable. Pero yo no creo que la respuesta estribe en una
técnica especial. Creo que la respuesta es emocional. Si hay un secreto en
el éxito de la "garganta profunda" debe ser la disposición a rendirse.

Creo que mi garganta es tan sensible como las de las demás mujeres. Mi amiga
Leslie, que ha estado probando la "garganta profunda" durante más de un año,
me enseñó el bonito consolador de silicona que compró para practicar. Me
demostró cuanto se lo podía meter antes de sentir náuseas. Cuando intenté
tragarlo también las sentí. ¡Puaf! el sabor, la textura, la rigidez, la
temperatura eran, definitivamente, sintéticos. Pero utilicé la imaginación,
simulando que el juguete era la polla de mi novio. Cuando estuve
suficientemente excitada fui capaz de deslizar todo el objeto en el interior
de mi garganta. Leslie insiste en que quiere hacerle la "garganta profunda"
a su novio. Pero la observación de su lucha con el consolador ofrece
evidencia adicional de que estar dispuesta a hacer la "garganta profunda" no
es lo mismo que rendirse. Podéis mostrar toda la disposición del mundo y aún
así resistiros. Cuando te rindes desaparece toda resistencia.

En los primeros momentos de mi vida sexual rendirse significaba poco más que
desear satisfacer totalmente a mi novio. Yo tenía 15 años, él era un año
mayor y jugaba en el equipo de rugby. Yo lo adoraba. Durante el primer año
todo lo que hacíamos era sexo oral, normalmente yo a él. Era un poco
ingenua, seguro, ansiosa por hacer todo lo que él quisiera. Una noche,
estaba ya excitada de tontear, cuando me pidió por primera vez que lo tomara
en la boca. Tenía los pantalones abiertos solo a medias cuando me acerqué.
La sensación era extraña y prohibida, incluso tremendamente intoxicante,
porque estaba inundada del deseo de hacerle feliz. Le chupé y me moví sobre
él como me imaginé que había que hacerlo, sin ninguna indicación por su
parte, hasta que suspiró y explotó en mi boca. Aunque era la primera vez,
supe momentos antes que iba a correrse. A pesar de todo me sorprendí cuando
eruptó, me sorprendió el calor, lo espeso y la densidad del semen. Sin saber
que otra cosa hacer, me lo tragué todo, completamente perdida en un
torbellino de sensaciones, mi cuerpo totalmente despierto. Sentía un inmenso
amor por él mientras se derramaba, un poco aturdido. Con el resabio un poco
acre en la boca, concluí que tragarme la corrida era algo que realmente me
gustaba.
Una semana más tarde hice mi primera "garganta profunda", aunque no sabía
que se llamara así. Él me preguntó si podía tomarle más a fondo. Cuando le
empujé hacia la garganta, me dieron náuseas. No me arremetió ni hizo
movimientos bruscos. Se tumbó tranquilamente y me dejó que marcara mi propio
ritmo. Las náuseas eran molestas. Cuando se producían simplemente volvía
atrás, me recomponía, y volvía a tomarle, intentando cada vez ir un poco más
adentro. La sensación y su sabor en mi boca me estaban excitando,
alimentando un intenso deseo de tomarle enteramente dentro de mí. La
rendición final fue sin esfuerzo. En un momento estaba luchando, al
siguiente estaba calmada y totalmente centrada. Con un sencillo empujón tomé
lo que faltaba de él en la garganta. Me quedé quieta, con él totalmente
dentro, dejando que la maravilla del momento hiciera su curso mientras
esperaba al mismo tiempo el acto reflejo de las náuseas para controlarlo.
Pero mi garganta seguía abierta, y para mi inmensa alegría, descubrí que
seguía pudiendo respirar cuando inhalaba lentamente. Sin preocuparme más de
la asfixia, dediqué toda la atención a darle placer a mi novio. No pasó
mucho rato antes de que notara que se ponía tenso. No quería atragantarme
con su corrida pero la excitación de sentir su hinchada presencia en mi
garganta y la expectativa de recibirle tan abiertamente fueron demasiado
fuertes para que me retirara. Fue un momento adorable sentir las pulsaciones
en su polla mientras descargaba en mi garganta. Fue emocionante descubrir
que podían recibirle sin que me produjera náuseas.

En la universidad y más adelante descubrí que rendirse puede ser más difícil
de lo que experimenté cuando tenía 15 años. Tuve varios novios nuevos
durante este período, siendo uno de ellos mucho más grande de lo normal.
Podía hacer la "garganta profunda" pero su grosor extremo, más que la
longitud, causaba problemas, llenándome tan completamente la garganta que
respirar era un asunto delicado. En consecuencia con frecuencia me provocaba
náuseas. Conseguir aguantar era otro reto, aunque mejoré en ello en el
transcurso natural de los acontecimientos, durante los polvos que duraban
largos periodos de tiempo. Hoy rara vez siento dolor en las mandíbulas,
garganta, cuello u hombros, incluso tras más de una hora de hacer la
"garganta profunda". Sobre todo por prueba y error aprendí lo que le gusta a
los tíos, como lamerles con la lengua, como mover los labios, como
introducir variaciones, como tragar, como acariciar las diferentes partes
del dardo, como usar los dientes. Hay un artículo en las FAQ que detalla
estos puntos si es eso lo que buscáis. Sin embargo si vuestro corazón está
en ello descubriréis por vosotras mismas lo que le gusta a vuestro novio. La
técnica es importante, pero a lo que él responderá mayoritariamente es a la
pasión por chupar, al sincero deseo de darle placer.

No fue hasta que conocí a mi actual novio que exploré realmente el
significado completo de rendirse y descubrí lo gratificante que puede ser
emocionalmente. Le amo con todo mi corazón y confío en él como en ningún
otro hombre. Mi rendición abarca toda la relación, pero aquí el asunto es la
"garganta profunda". No es excesivamente grande, como el novio anterior que
mencioné, pero es hermosamente grande, de hecho deliciosamente intimidante,
justo el tamaño perfecto para retar mi capacidad oral y producir una
agradable sensación de plenitud cuando me ocupa la garganta. Es un hombre
considerado que puede ser exigente consigo mismo y con los demás. Una de las
cosas bonitas de nuestra relación es que compartimos nuestras fantasías. Le
ayudo a conocer nuevos aspectos de su personalidad tomando parte en sus
fantasías, animándole a exigir más de mí. Y está funcionando. Su apetito
crece a veces hasta extremos deliciosos. Sus ansias de estimulación oral
deben satisfacerse virtualmente cada vez que tenemos sexo. Incluso cuando
practicamos el coito anal o vaginal le gusta acabar en mi garganta. Adora
que se la chupe durante una hora o más, a veces se corre dos veces antes de
acabar. Es particularmente aficionado a follarme la garganta, cosa que hace,
en mayor o menor medida, casi cada vez que se la chupo. A veces le gusta
empujar en mi garganta cuando está listo, sin importar si estoy
completamente excitada, creando un remolino de reacciones físicas y
emocionales que debe ser resuelto por mi capitulación inmediata.

El fin de semana de Acción de Gracias puede ofrecer una visión de lo que
entiendo por rendirse. Pasamos solo la mitad del día con mi familia porque
papá no está bien, y mamá no quería que le sobreexcitáramos o le apuráramos
emocionalmente. Yo estaba preocupada por él también, pero podía hacer muy
poco quedándome. Así que este año pasamos más tiempo con la familia de mi
novio, lo que, desgraciadamente se volvió un pequeño desastre por los roces
entre mi novio y su papá. Les encanta discutir entre ellos. Nos fuimos
temprano la noche del sábado, después de casi dos días, ansiosos por volver
a casa para ser nosotros mismos. Pensaba que yo estaba soportando bien la
presión de las vacaciones, de modo que me centré en mi novio. Todavía estaba
nervioso cuando llegamos a casa, desasosegado, distraído, incapaz de ver la
película de la tele. Cuando se pone así las palabras habitualmente no
ayudan. Podía o dejarle solo o ayudarle a liberar su frustración e
irritabilidad mediante el sexo. Mejor que dejarle solo quería estar cerca de
él. Quería que se sintiera bien. Quería que me usara para liberarse.

Le di masaje en el cuello y los hombros durante un ratito, luego en la
espalda. Le empujé sobre el sofá, le desabroché los pantalones y le tomé en
la boca. Unos minutos más tarde me hizo desvestirme para poderme acariciar y
besar mi cuerpo desnudo. Sin embargo sus atenciones duraron poco y cuando se
volvió a tumbar sobre el sofá me arrodillé entre sus piernas. Esta es una
forma ideal para empezar. Adoro tomar su suave polla en la boca y rodearla
con la lengua. Sabía dulce pero su aroma era deliciosamente fuerte, creo que
debido a su estado de nervios. Me excité más cuando le sentí moverse entre
mis labios. Empecé a mover la cabeza y la lengua mientras se ponía duro.
Mantuve los labios alrededor de la base de la polla por la emoción de
sentirle expandirse en mi garganta, un pequeño ritual que también le gusta a
él. Para cuando el estuvo erecto yo estaba agradablemente estimulada y era
capaz de darle la bienvenida a mi garganta sin dificultad.
Excepto por cambios de ritmo y para completar al final, a mi novio le gusta
que le chupe lentamente. Así que empecé a moverme sobre su dardo, pasando la
lengua por debajo, presionando con fuerza con los labios, con caricias
suaves y agradables a lo largo de todo él, usando solo la boca porque no
quiere que use las manos. El roce causado por el contacto húmedo y
resbaladizo provocaba una cálida sensación que me recorría desde los labios
hasta el clítoris. Cuando le tomé por entero su calor y su grosor hicieron
que me diera vueltas la cabeza. Apreté los labios y le di masaje en la base
con caricias minúsculas atrás y adelante, respirando con cuidado por la
nariz, girando de vez en cuando la cabeza para provocar más fricción,
cambiando el ritmo cuando era necesario pero manteniéndolo resuelto e
incansable. Chupé la cabeza hinchada de su polla, estimulando la piel de la
parte de abajo con la lengua. Cuando empujé hacia su pelvis como a él le
gusta sentí que levantaba las caderas contra mí, empujándose contra mi cara
como intentando profundizar más. La suave pelusa donde se afeita alrededor
de la base se sentía delicada contra mis labios. Su aroma era un fuerte
perfume. Le mantuve a fondo, chupándole con amor y respeto, escuchando con
cuidado sus suspiros y su respiración pesada.
Se cambió del sofá a la alfombra, tumbado sobre la espalda, y coloqué un
cojín tras sus caderas bajo el hueco de su espalda. El sexo anal era algo
que nunca pensé que me gustara. Dejé a mi novio actual que me introdujera en
esta actividad solo como muestra de confianza. He llegado a disfrutar el que
me besen y me penetren por allí, y hemos hecho del sexo anal una parte
regular de nuestra vida sexual. La ironía es que mi novio, que estaba
ansioso por administrármelo, era reacio a dejarme que le devuelva el favor.
Le llevó más tiempo que a mí apreciar los deleites del juego anal. (Más
sobre esto en otro correo).
Trabajé esta zona sensible, levemente al principio, besos suaves y gentiles
caricias con la lengua. Gradualmente incrementé la fuerza y el ritmo hasta
que empecé a aplicarle un contacto vigoroso, abriéndole con las manos (que
el me deja usar aquí), hurgando y sondeando con la lengua, chupando con
fuerza, incluso apretando su carne con los dientes. Mi pasión se encendía
mientras me entregaba lascivamente a este juego tabú.
Cuando se puso en pie sentí que un ligero estremecimiento me recorría la
espalda. Pude ver en sus ojos la tensión y el conflicto que se había ido
acumulando durante los dos últimos días. No había nada de dulce o suave en
la forma en que me miraba. Estaba tenso y determinado.

Me agarré las muñecas tras la espalda, levanté ligeramente la cabeza y abrí
mucho la boca para recibirle. Empujó su polla grande y tiesa en mi garganta
de un solo golpe y descansó contra mi cara. Bombardeada por una mezcla de
emociones me abracé a mi compostura. Ahora él tenía el control. Podía
avanzar tan profunda, rápida y largamente como quisiera. Yo estaba en un
estado de rendición total, entregándome a él conscientemente, diciéndome a
mí misma que no había razón para el pánico. Mi novio me había follado la
garganta muchas veces antes. Sabía que podía hacerle sitio. Sabía que podía
respirar con su polla moviéndose en mi garganta. Sabía que me encantaba
entregarme de esa forma. Pero el miedo, en flagrante desacuerdo con la
razón, golpea cuando eres más vulnerable. Contra mi deseo y mis pensamientos
conscientes, me entró el pánico y me entraron unas terribles náuseas.

Podía haberme retirado, pero eso lo habría echado todo por tierra. En los
últimos seis meses había desarrollado la capacidad de adaptarme a su uso
agresivo de mi garganta, ayudada en buena medida por el intenso placer que
obtenía de ser usada de esa forma. Estaba orgullosa de ser capaz de estar a
la altura de sus expectativas, y no quería defraudarle o dificultar el
avance en la exploración de sus deseos más profundos. Al principio tenía que
animarle a abrirse respecto a sus fantasías, entre ellas follar gargantas,
porque estaba avergonzado de admitir estas oscuras "perversiones". Mi amor
por él se hizo más fuerte cuando compartió sus temores, y le dije que quería
que actuara conmigo según sus fantasías. Le había animado, convencido de que
estaba bien usarme de esa forma. Mientras se hacía más atrevido mi amor y
admiración por él se hacía más profundo. Se hizo más fuerte y decidido en el
sexo, incluso en otros aspectos de nuestra relación, porque se despojaba de
sus inhibiciones y descubría el poder y el deleite de actuar según sus
fantasías de alta carga. Mientras se hacía más fuerte y más seguro de sí yo
saboreaba más nuestras relaciones sexuales. Sentía que yo también me hacía
más fuerte, capaz de satisfacer demandas que habían estado bloqueadas en lo
profundo de mi alma durante años.

Aunque tenía la garganta bloqueada en un espasmo y emitía sonidos grotescos,
sabía que podría superar este estado temporal de pánico. Pero no era una
cuestión de fuerza de voluntad. Más bien lo contrario. Tenía que rendirme
completamente, entregarme al asalto a mi garganta. Y eso fue lo que hice. Me
entregué a mi novio para que me usara como deseaba. Me hice conscientemente
la idea en mi mente y me entregué a él. En cuanto lo hice toda la tensión y
el conflicto se desvanecieron, arrastrados por una intensa sensación de
gratitud. Mi garganta liberó su sujeción sobre él, permitiéndome respirar de
nuevo. Podía sentir la energía sexual cruzando mis labios y mi lengua
mientras me cerraba más estrechamente alrededor de él.
Estaba contento de usarme lenta y deliberadamente, empujando hacia el
interior de mi garganta con decisión pero sin mucha fuerza, mientras le
rodeaba con la lengua y le presionaba con los labios. A veces me hacía
mordisquear y chupar la cabeza de su polla pero la mayor parte del tiempo
estaba totalmente dentro de modo que podría trabajar su base.

Esto continuó durante algún tiempo, mi cuerpo agitado por la excitación.
Luego, sin aviso, sentí un escalofrío y perdí toda la pasión. Sentía a mi
novio moverse en mi garganta pero no tenía respuesta. Un recuerdo apareció
en mi cabeza, cuando era niña jugando en la arena, con mi mamá, mi papá, mi
hermano y mi hermana en la mesa de picnic. Nunca había pensado que fuera
triste, pero en ese momento me sentía triste. Me daba cuenta de que papá iba
a dejarnos pronto. Luego perdí el control por completo. Empecé a llorar y a
ahogarme al mismo tiempo. Mi novio se retiró inmediatamente y se puso de
rodillas envolviéndome en sus brazos. Nunca me había visto llorar durante el
sexo y parecía completamente desesperado. Quería saber que era lo que iba
mal pero yo no sabía que decir. Me sentía sola y quería consuelo. Pero
también sentía como si le hubiera fallado, y eso me hacía sentir peor. Me
sentía muy pequeña y vacía, humillada por la idea de que le había dejado
tirado.

"Sigamos," dije, secándome las lágrimas. Pero estaba preocupado por mí.
Finalmente le convencí de que todo iba bien y que quería que se levantara.
No sentí nada cuando se hundió en mi garganta. Me sentía triste y vacía, y
cuando me rendí no fue con mucha pasión. Incluso aunque me limitaba a hacer
los movimientos de entregarme a él, el resultado era bueno. No me ahogaba.
Todavía preocupado por mi bienestar, estaba un poco reacio a hacer más que
empujar suavemente. Frustrada por sus tanteos finalmente empecé a
trabajarle, deslizándome por su polla arriba hasta que choqué con su pelvis,
chupando con fuerza. Actuaba con un apetito que no sentía, pero la
estimulación física fue suficiente para excitarle a actuar. Empezó a
hundirse en mi garganta con cortos y poderosos golpes. Sentía que nuevas
lágrimas corrían por mis mejillas pero no sentía náuseas. Me sentía como una
máquina chupadora sin corriente emocional. Disminuyó el ritmo a la vista de
las lágrimas pero gemí desde lo profundo de mi garganta para que continuara.
Lágrimas, mocos y saliva empezaron a volar mientras aporreaba mi garganta.
Seguí entregada mientras me sujetaba la cabeza y se estrellaba contra mi
cara. Empecé a sentir una excitación sexual emocionante, que enviaba olas de
calor que me recorrían el cuerpo. La fricción hacía que mis labios se
estremecieran. En lugar de producirme náuseas el contacto con el fondo de mi
garganta creaba exquisitas sensaciones. Cuando le miré vi que estaba dentro
de su fantasía, sin preocuparse más de mí, dejando que el placer de usar mi
cuerpo le elevara a alturas de éxtasis. Mi corazón abierto a él en ese
momento mientras sentía que la tristeza y la soledad se esfumaban. Todo lo
que yo quería era hacer que él se sintiera bien.

Aceleró el ritmo y martilleó mi cara, chocando contra mis labios,
manteniéndose completamente embebido dentro de mí, creando nueva fricción y
estimulación. Gritó y descargó profundamente dentro de mi garganta, con su
cuerpo violentamente agitado. Tragué su corrida con amor y gratitud y cuando
acabó le recompensé con delicadas caricias.
Nos dormimos cada uno en brazos del otro. Por la mañana le invité a otra
ardiente ronda de "garganta profunda", chupándole en seco, mientras estaba
tumbado de espaldas, antes de que nos levantáramos de la cama. Después de
correr 4 millas fuimos al gimnasio a trabajar vigorosamente. No hicimos nada
el resto del día. Pensé mucho en mi papaíto, pero me consolaba saber que mi
novio y yo estábamos allí el uno para el otro.

Amanda

La habilidad sexual que los hombres adoran realmente (y como hacerla bien)
--------------------------------------------------------------------------
La cosa que los hombres adoran es a menudo en la que las mujeres no están
seguras de estar bien. De modo que preguntamos a los tíos que es lo que les
gusta. Luego pedimos a las novias que compartieran con nosotros sus
técnicas. Respirad hondo.
Por Miranda Davis
Del Libro Rojo de Artes Domésticas
http://www.homearts.com
Traducido por GGG, noviembre de 2002

Nuestra hija iba a pasar la noche del viernes en casa de su abuela, y mi
marido llamó para confirmar nuestra noche romántica de buena cena y, desde
luego, sexo. Oyendo su voz casi podía paladear el vino mientras planeaba que
ponerme, buscando juegos de braga y sostén sobre piernas recién afeitadas.
Pero entonces una pequeña preocupación empezó a formarse en un rincón de mi
mente. Las noches en que nuestra nena estaba fuera de casa llevaban
aparejado un conocimiento no expresado, realmente una promesa, de que
tendríamos actividades eróticas previas, que iríamos mucho más allá del beso
en la boca. Las dormidas en casa de la abuela significan la enchilada
completa, desde masaje a sexo oral, y tenía que prepararme. La triste
realidad es que a pesar de los diez años de constante reafirmación por parte
de mi marido, estoy insegura respecto a mi habilidad para hacer sexo oral.
Mi primer amor me tomaba el pelo respecto a mi técnica y me decía que tenía
los dientes demasiado juntos (¡cómo si yo pudiera cambiar eso!) y desde
entonces siempre he estado convencida que cuando se trata de mamadas soy un
completo fracaso.

He hablado con muchas mujeres que han soportado la misma inseguridad durante
años. "Tenía un novio que solía empujarme por la parte de atrás de la
cabeza, sujetándome, y sentía como si fuera a sofocarme," dice Jane, 34
años. "Desde entonces temo que me den náuseas. Supongo que siempre estoy
esperando esa mano en la parte de atrás de la cabeza." Mi amiga Sharon, 30
años, se estremece con el recuerdo de una de sus primeras experiencias con
el sexo oral temprano: "Mi novio se quedó dormido- totalmente frío. Estaba
horrorizada. Y ahora siempre siento que me soy aburrida en ese negocio."
Ahogarse, morder, babear -muchas mujeres tienen un fracaso en sexo oral en
algún sitio de su pasado. Normalmente ocurrió hace unos buenos diez años,
todavía cargamos con ello. Bien, en cuanto estuve lista para nuestra "nuit
d'amour" (noche de amor, en francés en el original), tomé la decisión de no
cargar más con eso. Decidida a liberarme me eché a la calle con papel y
pluma para hacer una encuesta sobre el secreto de la mejor mamada.

"Así que, ¿Cómo lo haces tú?"
Unas cuantas de mis amigas se consideran maestras en ese arte, de modo que
me imaginé que podía empezar por ellas. Llevé a Marjorie, una madre de
gemelos de 38 años, a cenar y esperé pacientemente a que se hubiera
terminado un vaso de vino antes de descolgarme con, "¡Por favor, cuéntame el
secreto del sexo oral divino!" Marjorie se tomó un instante, se sirvió más
vino y dijo, "A mi marido le encanta que le atormente. Le gusta que le laman
y luego que le hagan esperar. Chupar y hacer esperar. Cuanto mejor es la
preparación mejor es el resultado." Sonrió como un gato. "Pero deberías
hablar con Sheila. Está más al día."
Llamé a Sheila, nuestra amiga soltera, cuando llegué a casa. Estaba
emocionada (¿podría decir que vanidosa?) de que buscara su opinión de
experta: "Empieza recorriendo todo el dardo del pene con la boca, pero al
cabo de un minuto utiliza la mano en la base para que la boca no tenga que
ir tan lejos. A los tíos les gusta la presión que el puño proporciona.
Recuerda, lo prieto es bueno."

Cuanto más, mejor, bonito y útil consejo. ¿Qué más podía haber en lo que
nunca hubiera pensado? Marqué a toda prisa a mi amiga más antigua, Lori, y
le supliqué que me contara si hacía algún movimiento especial. "La clave
está en los testículos," dijo, confundida ante lo extraño de mi llamada.
"Lámelos y tócalos- suavemente. Los hombres nunca se lo esperan y les vuelve
locos." Cuando colgamos tuve que tumbarme- la cabeza me daba vueltas. Lamer,
esperar, chupar, esperar, jugar con los testículos suavemente, y luego unir
el puño con la boca para acabar. Todo estaba muy bien, pero ¿el secreto
consistía en juntarlo todo? Era el momento de recurrir a la fuente: los
tíos.

"¿Qué te parece si pregunto a tu marido..."
Al día siguiente decidí llamar a mi antiguo amigo de facultad, Matthew, para
que me aconsejara. "Observa los testículos," advirtió Matthew. "Las mujeres
siempre infravaloran su sensibilidad. Y también, no lamas cerca de la punta
del pene: hace cosquillas." Apunté el consejo de Matt. Luego recordé a mi
amigo Charley contándome que le encantaba cuando su novia tenía un cubito de
hielo en la boca mientras le hacia el sexo oral. Le llamé y le pregunté si
podía dar detalles. "El agua caliente también sienta bien," añadió, "pero
obviamente no al mismo tiempo y tampoco demasiado caliente." Fabuloso, ahora
¿a quién más podía llamar? Saqué mi agenda y empecé a buscar tíos a los que
interrogar. Ante cada posibilidad sufrí unas cuantas punzadas sobre lo que
él (y su mujer) diría de mi llamada, pero recurrí a mi coraje. ¿Qué podía
ser más honorable que la búsqueda de la verdad?

El marido de mi amiga Amanda tenía 42 años cuando se casaron, y era bastante
mujeriego, así que con el permiso de ella le invité a comer. Me impresionó
tanto con su candor que antes de que llegaran los aperitivos ya estaba
preguntándole si era verdad que a los hombres les encantaba la estimulación
anal durante el sexo oral. Asintió vigorosamente. "De hecho me gusta que
jueguen con la zona del perineo durante todo el sexo oral, aunque algunos
tíos encuentran que eso distrae la atención." Me disculpé, fui al baño, y
tomé nota. Me reí al pensar que me atropellara un coche y que alguien
buscara en mi bolso y encontrara el cuaderno de notas. Así que no sería
recordada como un bicho raro, escribí en la tapa en letras grandes: Solo
para investigar.
El siguiente en la lista era el cuñado de mi marido, Lawrence, 39 años.
Cuando le llamé dijo que para él no estaba la cosa en el masaje del perineo
sino en tener las manos atadas a la espalda con un pañuelo de seda.
Aparentemente le daba la sensación de no tener el control: mayor excitación.
(Creedme, imaginarme a mi cuñada atándole justificaba toda la
investigación.) Lawrence dijo que tenía un colega de 28 años que le
encantaba hablar de sexo oral, y que arreglaría una cita. Me puse nerviosa
ante la perspectiva de hablar con un extraño total, pero Gordon parecía
normal y ansioso por ayudar. Con toda seriedad revisó mis notas, asintiendo
con ruiditos de aprecio ante las técnicas que le gustaban y encogiéndose de
hombros ante las que no le gustaban. Era fetichista de los pañuelos pero
prefería tenerlos atados sin apretar alrededor de los ojos: "El no ver me
hace sentir como si hubiera más de una boca y dos manos." Musité mi propio
ruidito aprobatorio mientras escribía aplicadamente aquello.

Al día siguiente en el trabajo comenté mi investigación con un colega, Ray,
de 30 años, que dijo mientras comíamos, "Me gusta que la mujer me hable
mientras está por ahí abajo, ¿sabes? 'Esto sienta bien,' y ese tipo de
cosas. Me hace sentir que a ella le gusta." Su amigo Kyle, de 33, se hizo
eco de ese sentimiento. "Mi mujer disfruta realmente con el sexo oral,
dándolo y recibiéndolo, y eso me vuelve loco." Dos tíos de la mesa de al
lado que nos oyeron hablar a Kyle y a mí se nos unieron (¡lo juro!). Uno
aportó que le encantaba cuando su mujer se ponía de rodillas delante de él.
El otro tío dijo que adoraba la sensación del pelo de su mujer esparcido por
su entrepierna. Kyle hizo un gesto: el pelo le hacía cosquillas.

Pregunta al médico, al sastre y al que hace velas
De nuevo todo estaba muy bien pero ¿podía tomarlo como autoridad? ¿No
tendría un experto, alguien dedicado a la terapia sexual, una visión más
profunda de lo que constituye sexo del bueno tanto oral como del otro? Eso
pensaba, pero los expertos en terapia sexual con los que hablé estaban más
interesados en las implicaciones psicológicas del balance de poder
macho-hembra que se pone en juego durante el sexo oral que en el secreto. Su
parloteo se me hacía pesado. Necesitaba un experto en sexo real, y me vino a
la cabeza Madam Mayflower, Sydney Biddle Barrows, autora de "Solo entre
nosotras las chicas: secretos sobre los hombres de la Madam que sabe".
Estaba segura de que si hablaba con ella, me revelaría el secreto. Tres
llamadas más tarde estaba ante el número de teléfono de Sydney. Dejé un
mensaje intentando que no sonara a pervertida, y me sentí aliviada cuando me
devolvió la llamada y fue al grano. "La mayoría de los hombres piensan en su
pene como un individuo aparte. Creen que lo que sientas respecto a él es lo
que sientes respecto a ellos," explicó Sydney sabiamente. "La mayoría de los
hombres piensan que el sexo oral es parte integral de la relación sexual."
Pero ¿qué quiere decir eso?
"Los hombres son criaturas muy visuales," continuó. "Les gusta que haya
espectáculo al comienzo, durante las lamidas y los torbellinos, así cuando
cierren los ojos tienen fantasías que imaginar. Cuanto más visuales sean los
cuadros que les ofrezcas más fácil será llevarlos al clímax."
"Pero ¿cuál es el secreto?" imploré.
Sydney se rió. Aparentemente esa es la pregunta que más a menudo le hacen y
sabía que yo, como las otras, estaba esperando que me hablara de algún punto
G sin descubrir del macho.
¡Ay!
"El secreto es el entusiasmo," dijo Sydney tranquilamente con un suspiro.
"Los hombres quieren sentir que realmente te encanta hacerlo."
Muy en lo hondo supe que tenía razón. Cuantas más notas compartía con los
hombres más variantes me ofrecían: provocación, maniobras con la mano y la
boca, toqueteos de testículos, estimulación anal, hielo, agua caliente,
manos atadas, ojos tapados, de rodillas en el suelo, pelo tocando, pelo no
tocando, vibradores, y más y más. El único denominador común cuando se
trataba de sexo oral del bueno era el placer que la mujer sacara de hacerlo.
Como dice Matthew, "Cuando sé que mi mujer lo está disfrutando, como si
fuera su helado de cucurucho personal, tío, el cielo es el límite."
Si pensamos en ello es exactamente lo mismo que la mayoría de las mujeres
sienten sobre el sexo oral recibido. Queremos saber que nuestros maridos se
lo están pasando bien ellos, no que nos estén haciendo un favor. Desde luego
ellos sienten lo mismo. Una vez superada la desilusión de que ese fuera el
secreto me puse muy excitada. Adoraba cada trozo de mi marido pero había
dejado que mi inseguridad se entrometiera en mi disfrute. Justo cuando mi
marido pensaba que lo sabía todo sobre mí, le tenía una gran sorpresa.
Cubiteras llenas, pañuelos de seda a mano, uñas arregladas, pelo suelto,
estaba preparada, pensando en palitos de chocolate con menta, ración doble.

Unas palabras sobre mamadas......
---------------------------------
O el arte del sexo oral
Por Mary Higgins
Traducido por GGG, noviembre de 2002

Echemos un vistazo a la mamada
Mamadas.... un tema al que me he enfrentado muchas veces. ¿Realmente soplas
la polla (ver nota más arriba)?... realmente no. La chupas. Por qué demonios
las llaman "blowjobs", (a no ser que sea que resoplan cuando la haces) es
algo que no entiendo. Hay muchas técnicas pero cada una es distinta. Algunas
técnicas funcionan con algunos y con otros no.
No todo el mundo disfruta chupando pollas. Chupar una polla es algo que o
gusta o no gusta. El sabor, el tamaño, el vello, y luego el esperma
disparándose en tu garganta si no te retiras lo bastante rápido. Pero para
la gente que disfruta con las mamadas aquí están algunas ideas para que te
lo pases mejor.
Antes de tocar el pene, besa y lame otras partes de su cuerpo. El cuello,
los pezones, el estómago incluso los muslos antes de dedicarte a la polla.
Pero antes de devorarla manténla en la mano y estrújala con cuidado
sintiendo su latido. Luego lame el dardo desde los huevos hasta la punta y
vuelta abajo. Hacer esto varias veces hará que su polla tiemble y se ponga
dura como una roca.

A continuación enrolla los labios alrededor de la cabeza de la polla y haz
que se ponga realmente húmeda. Lame la punta, y enróllala con la lengua.
Luego vuelve a lamer el dardo. Cuando vuelvas a la punta enrolla los labios
de nuevo alrededor de la cabeza y toma lentamente la polla un instante en tu
boca. Durante todo el tiempo sujeta la base de la polla e incluye también
caricias en los huevos. De hecho si quieres que se vuelva loco lámele el
dardo hacia abajo y empieza a lamerle y chuparle los huevos. Pero hazlo con
cuidado puesto que los testículos son muy sensibles y puedes provocarle
mucho daño si los aprietas demasiado. Ahora vuelve a la polla... trabajando
con la boca sobre la cabeza y por el dardo. Tomando lentamente una parte
mayor de su polla en la boca hasta que no puedas con más. Mientras lo haces
debes chupar y lamer todo el tiempo haciendo que se vaya a otro mundo.
Sujetando su polla tienes el control de la dureza del dardo en todo momento.
Aumenta las chupadas y lamidas mientras trabajas en él. Si no te cautiva
demasiado el sabor de los jugos o el esperma, ponte un salvavidas
(Lifesaver, debe ser una marca) en la boca antes de empezar y esto eliminará
el sabor como en un 90%. En este punto él está a tu merced y puedes decidir
hasta donde quieres llegar; que se corra en tu boca, o en tu cara o cuerpo,
o hacerle esperar y que se corra en tu coño. Una cosa con la que hay que
tener cuidado es con los dientes. Puedes cortarle o morderle la polla
mientras lo haces y hacerle daño... así que vigila y no aprietes mucho.

Si su polla es mucho más grande de lo que tu boca puede soportar humedécela
mucho y toma lo que puedas chupándola todo el tiempo. Para él la sensación
puede ser tan agradable si tomas lo que puedas en la boca y lames y chupas
el dardo y los huevos. Lo más importante... manténla húmeda... manténla
dura.. y recuerda que otras partes de su cuerpo necesitan también
estimulación lo que hace la experiencia más agradable.
Hay muchas formas de hacer una mamada... el tío de pie y su pareja de
rodillas, tumbados uno al lado del otro con cada uno chupando al otro (la
mujer chupando la polla, el hombre chupando el coño o hombres chupando la
polla de otros hombres dependiendo de las preferencias sexuales) o la
popular postura del 69 en la que uno está sobre el otro de forma inversa
trabajando cada uno en los genitales del otro. No importan los sexos de los
que lo estén haciendo, el 69 es una de las formas más sencillas de darse
placer mutuo.
Ahora surge la cuestión, ¿debería dejar que se corriera en mi boca o no?
Bien, si estamos hablando de sexo seguro y tú y tu pareja tenéis actividad
sexual real con otras personas sugeriría ponerse un condón antes de empezar
cualquier actividad en su polla. Si estamos hablando de una pareja monógama,
saludable y sometida a controles periódicos, entonces no hay mucho
problema... pero estoy segura que hay gente que no está de acuerdo con esto.
Se trata de tus preferencias y no de las de ningún otro.

Volviendo a lo de correrse (eyacular) en la boca. El sabor del esperma no es
la mejor cosa del mundo. A veces es acre, salado y amargo, pero se sabe que
dependiendo de la dieta alimenticia puede no ser demasiado malo. Y si sigues
mi consejo de antes prueba con un salvavidas (Lifesaver) porque ayudará a
matar el sabor. Pero lamerla es probarla y la mejor manera no es recibirla
en la boca la primera vez. Haz que se corra en tu mano o estómago y lámelo
de allí para tener una muestra. De esta forma no recibes un galón de corrida
forzada en tu garganta.
Otra precaución a tener en cuenta es no chupar nunca una polla después de
que haya estado en el ano. Además de que no sabe muy bien, las bacterias del
ano son una invitación abierta a la enfermedad y las infecciones.

La "garganta profunda" es algo que con el tiempo posiblemente puedas hacer.
Hacerle la "garganta profunda" a una polla se basa totalmente en el control
de los músculos de la garganta. La mejor manera de probarlo es de espaldas
sobre la cama, con la cabeza en el borde. Debería intentarse la primera vez
en solitario para no ponerte en un aprieto si tienes náuseas o te pones
mala. Pruébalo con algo fácil como una zanahoria o un consolador pequeño y
fino. Como en el sexo anal, tienes que aprender a relajar los músculos de la
garganta. Respira mientras te lo vas metiendo más en la garganta. Esto ayuda
a relajar los músculos y hace que se deslice. Pero asegúrate que el
instrumento que vayas a usar esté bien lubrificado con saliva. Una vez que
te relajes lo suficiente y tengas algo de práctica deberías poder deslizarlo
por tu garganta sin problemas. Hacer esto con una polla viva es casi lo
mismo, pero la corrida disparada es algo añadido y los tamaños pueden
variar. Pero una cosa, no notarás el sabor de la corrida porque se dispara
directamente en la garganta más allá de las glándulas del sabor.
Bien, aquí hay bastante para experimentar. Prueba y mira a ver qué te gusta
y qué no te gusta. Es algo del individuo y sus gustos y disgustos. Y
recuerda... hacer una mamada no es para todo el mundo.
(Originales en inglés obtenidos de www.sexuality.org)
Fer#
2003-09-03 17:35:50 UTC
Payaso, aprenede informática y luego haces suposiciones sobre las
identidades de los demás.
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy tal
bestia.
Post by Fer#
http://www.sexuality.org/l/sex/fellatio
lo vi traducido (mal) en alguna parte pero no recuerdo el URL, espero
que
Post by Zaknafein
te
Post by Fer#
sirva
saludos orales
Post by Guaton
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal, y un
día
Post by Fer#
Post by Guaton
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí cuenta
que
Post by Fer#
Post by Guaton
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.
Esop
Carlota
2003-09-03 17:25:18 UTC
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
¿Eh?


Besos.
Fer#
2003-09-03 17:40:01 UTC
me ha confundido contigo,
o contigo y con el Pollo, no lo se, la gente se aburre mucho
Post by Carlota
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
¿Eh?
Besos.
El pollo
2003-09-03 19:18:19 UTC
lo siento pero estoy en una fase trascendental de mi vida y el foro se me
hace extremadamente aburrido.

Estoy por presentarme a los castings de:
a) El diaro de Patricia.
b) A tu lado.
c) Corazón de verano.

Haleeeeeeeeeeeeeeeee
Post by Fer#
me ha confundido contigo,
o contigo y con el Pollo, no lo se, la gente se aburre mucho
Post by Carlota
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
¿Eh?
Besos.
Guaton
2003-09-03 22:28:00 UTC
jaJJAjajJja.
Zaknafein
2003-09-04 16:33:04 UTC
Gracias por lo de payaso me parece una profesion encomiable, no necesito
aprender nada más de la informatica que ya se, ya puedo vivir de ella. No
hacia ninguna suposicion sobre la identidad de nadie, solo que fue Carlota
la primera que empezo a despedirse con eso de los saludos y los besos
adjetivados. No pretendia ofender y no creo que me mereciese un intento de
insulto por tu parte. Pero por curiosidad ¿en que has visto mi necesidad por
aprender informática?.

Un consejo (aunque no creo que lo aceptes viniendo de alguien al que
consideras payaso), si realmente trabajas en esa consultoría o, mejor dicho,
si realmente ese es el correo de tu trabajo, te aconsejo que lo protejas
contra robots spammers con unos caracteres facilmente identificables por un
humano. Y si no eres el jefe espero que nunca vean en tu bandeja de entrada
correos procedentes de grupos de noticias de dudosa reputacion.

Besos listillos.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy tal
bestia.
Post by Fer#
Payaso, aprenede informática y luego haces suposiciones sobre las
identidades de los demás.
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy
tal
Post by Zaknafein
bestia.
Post by Fer#
http://www.sexuality.org/l/sex/fellatio
lo vi traducido (mal) en alguna parte pero no recuerdo el URL, espero
que
Post by Zaknafein
te
Post by Fer#
sirva
saludos orales
Post by Guaton
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal, y un
día
Post by Fer#
Post by Guaton
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí cuenta
que
Post by Fer#
Post by Guaton
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.
Esop
Fer#
2003-09-05 17:04:58 UTC
Post by Zaknafein
Gracias por lo de payaso me parece una profesion encomiable,
de nada
Post by Zaknafein
no necesito
aprender nada más de la informatica que ya se, ya puedo vivir de ella.
esto les lo que pasa en un mundo a la imagen y semejanza de microsoft
tengoi una opinión reservada sobre cualquiera que dice la frase "no necesito
aprender nada más ", pero me la voy a reservar por decoro
Post by Zaknafein
No
hacia ninguna suposicion sobre la identidad de nadie, solo que fue Carlota
la primera que empezo a despedirse con eso de los saludos y los besos
adjetivados.
infalible como una huella dactilar, sin duda
Post by Zaknafein
No pretendia ofender y no creo que me mereciese un intento de
insulto por tu parte.
no te insultaba, te definía
Post by Zaknafein
Pero por curiosidad ¿en que has visto mi necesidad por
aprender informática?.
apreneder lo que es una dirección IP te ahorraría rubricomancia
Post by Zaknafein
Un consejo (aunque no creo que lo aceptes viniendo de alguien al que
consideras payaso), si realmente trabajas en esa consultoría o, mejor dicho,
si realmente ese es el correo de tu trabajo, te aconsejo que lo protejas
contra robots spammers con unos caracteres facilmente identificables por un
humano. Y si no eres el jefe espero que nunca vean en tu bandeja de entrada
correos procedentes de grupos de noticias de dudosa reputacion.
Si vives en un ambiente de represión donde la sexualidad, quiero decir
hablar
de ella, es una amenaza para la reputación, recibe mis más sinceras
condolencias
lamento que preciados dones como la democracía y la libertad de expresión
no hayan alcanzado tu lugar de residencia o trabajo.
Por cierto señor informático profesional una cuenta de mail se descarga del
ISP
adonde esté configurado, el correo, al menos en españa es confidencial según
la
ley , el spam se filtra de más modos que malformando una dirección mail,
aunque
para que veas que soy una persona abierta a los consejos te la cambio.

saludos a secas
Post by Zaknafein
Besos listillos.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy tal
bestia.
Post by Fer#
Payaso, aprenede informática y luego haces suposiciones sobre las
identidades de los demás.
Post by Zaknafein
Hombre Carlota ¿como vas?
Besos copiados.
--
_______________________________________________________________
No existe bestia incapaz de sentir piedad, yo no la siento luego no soy
tal
Post by Zaknafein
bestia.
Post by Fer#
http://www.sexuality.org/l/sex/fellatio
lo vi traducido (mal) en alguna parte pero no recuerdo el URL, espero
que
Post by Zaknafein
te
Post by Fer#
sirva
saludos orales
Post by Guaton
A mí tb me duele que me den con los dientes.
De hecho, una vez una polola que tuve me la chupaba pero muy mal,
y
Post by Zaknafein
un
Post by Fer#
Post by Zaknafein
día
Post by Fer#
Post by Guaton
me levanto a mear, el día después que lo habíamos hecho y me dí
cuenta
Post by Fer#
Post by Zaknafein
que
Post by Fer#
Post by Guaton
tenía una pequeña herida en el glande, y me dolía muchísimo.
Esop